La comuna de Reggio Emilia, ciudad del norte de Italia, comenzó a instituir su propia red de servicios educativos hacia 1963, con la creación de las primeras Escuelas de la Infancia. Desde 1967/68, la Comuna comenzó también a acoger los requerimientos de municipalización de todas aquellas escuelas que, después de la guerra, habían sido creadas por iniciativa popular, dando vida así a una red de servicios educativos bajo la guía pedagógica del profesor Loris Malaguzzi, quien, por muchos años, dirigió, orientó y animó la experiencia (hasta 1994, año de su fallecimiento).
Estas instituciones educativas para la infancia (que actualmente comprenden 13 nidos y 21 escuelas de la infancia) se caracterizaron desde siempre por la modernidad de las reflexiones teóricas y por el radical empeño en la búsqueda y en la experimentación, sostenidas por procesos de formación permanente de sus operadores.
Otras características distintivas son: una organización del trabajo profundamente colegiada y relacionada; la importancia otorgada al ambiente como interlocutor educativo; la presencia del «atelier» (un espacio en el cual los niños pueden expresarse a través de la música, la pintura y sus múltiples lenguajes); y la intensa y vital co-participación en la gestión de parte de las familias y de los ciudadanos.
Reggio Emilia está llamando la atención de maestros y maestras de todo el mundo y creo que eso ocurre porque los maestros, como hombres y mujeres, tenemos una inquietud común a pesar de las diferencias culturales, que es la indagación permanente de las posibilidades humanas y la intención de dar un sentido humano a nuestra profesión. Creo que esto nos identifica como maestros en cualquier lugar del mundo. Reggio Emilia representa, a mi modo de ver, esta inquietud, esa idea de ahondar en las potencialidades y posibilidades del ser humano. Supone desarrollar el sentido del educar, que se contrapone al sentido del enseñar.

Aprender con los niños: escuchar, observar, educar

La propuesta reggiana -recogiendo algunas ideas de otras experiencias pedagógicas- plantea que los maestros y maestras vayan a las escuelas a aprender con los niños, allí un maestro es un investigador permanente que, además, no llega a conclusiones que puedan ser descriptas de forma retórica, sino con documentaciones de proyectos reales que son narraciones de las posibilidades humanas.
Decía Loris Malaguzzi, en forma provocadora, “para hacer buena educación debemos cerrar los libros de psicología, pedagogía y didáctica”. Los cursos de formación en Reggio Emilia justamente tratan de profundizar no sólo en aspectos del desarrollo psicológico, cognitivo o emocional de los niños y las niñas, sino también en el punto de vista de la cultura donde la escuela está inserta. Las aparentes disciplinas tradicionalmente han sido vistas como una disyunción, pero todas tienen una estructura común, que permite ver y amplificar el número de puntos de vista sobre la cultura. Por lo tanto, se necesita un perfil profesional que tenga un punto de vista amplio y complejo para poder realizar, con los niños y niñas, una experiencia no sólo educativa, sino cultural y social, que, a veces, la excesiva formación en psicología, pedagogía y didáctica no permite desplegar.

Alfredo Hoyuelos

La escuela como motor de trasformación social

Tradicionalmente existen –por simplificar – dos posiciones sobre lo que tiene que ser el rol de la escuela y que corresponden a tradiciones sociológicas diferentes. Se trata de la eterna pregunta sobre si la escuela debe ser reproductora de la cultura y del ámbito social o si la escuela debe ser motor de transformación social.
La posición de Reggio sostiene que la escuela debe ser motor de transformación social, haciendo uso de la cultura existente, puesto que es un valor que poseemos, pero sin obviar ni matar omnipotentemente la cultura de la infancia. Por lo tanto la escuela tiene tres características.
En primer lugar, es motor de transformación social y no puede actuar solamente para la reproducción.
En segundo lugar, la escuela recoge los valores culturales en los cuales están insertos los niños (valores actualmente en crisis con la llegada de inmigrantes y el mestizaje de culturas; por lo tanto, saber en qué cultura estamos es mucho más complejo hoy que hace algunos años).
Finalmente, la escuela tiene que tener la característica, sobre todo, de escuchar cómo es la cultura de la infancia, que muchas veces no se corresponde con la idea que el adulto tiene sobre la infancia. Recogiendo las ideas de los niños y las niñas, el adulto puede transformar su propia cultura a partir de los valores o del punto de vista que tienen los niños y niñas sobre la sociedad y la cultura.

El arte en la Escuela

Reggio Emilia aporta sobre todo un punto de vista estético, en el sentido del buen gusto, de la belleza. La estética es aquel arte de ver cómo aquellos elementos que aparentemente están aislados son puestos en relación. Malaguzzi decía: “debemos ser capaces de ver las relaciones antes que los términos relacionados”. Y esto es contrario al tipo de educación y de cultura que normalmente vivimos. Me refiero a lo estético y no a lo decorativo. Lo importante es que las maestras salgan de los esquemas rutinarios y acomodados en los que están para establecer procesos creativos que tienen que ver con las posibilidades de trasgresión de los acontecimientos que normalmente han sido vistos desde un solo punto de vista. Por otro lado, cuando Loris Malaguzzi habla de los 100 lenguajes del niño, no solamente habla del lenguaje plástico, músico, matemático aislados, sino de la integración y la interrelación de los lenguajes.
Cuando un niño dibuja, no solamente está haciendo plástica, tal vez está punteando y, además de dejar huellas, está produciendo un sonido rítmico. Tal vez está dibujando una figura humana, y tiene una experiencia con relación a la identidad del ser humano; otras veces, cuando un niño dibuja está intentando poner dentro de algo cinco cosas y, por lo tanto, desarrolla una experiencia matemática, espacial, topológica. Y también, cuando los niños dibujan, adoptan distintas posturas corporales para hacerlo, por lo tanto hay un componente motriz. El dibujo entonces no sólo es una expresión plástica, sino una expresión en su máxima significatividad, donde se articulan los 100 lenguajes sin la separación que los adultos queremos ver de disciplinas diferenciadas.

Si queréis ampliar información, Alfredo Hoyuelos tiene un libro que aborda este tema: La educación infantil en Reggio Emilia.

Fuente: www.redsolare.com
Fotos: Centro Educativo Via Reggio y Oskar Montero a través de Noticias de Navarra

7 Comentarios

  1. Hace bastante que busco artículos sobre la educación inicial en Reggio Emilia. Me sentí muy satisfecha al leerlo. Soy profesora de nivel inicial y estoy buscando un cambio en cuanto a la tarea que vengo desarrollando desde hace 17 años. Pasamos por muchas etapas en nuestro sistema educativo, políticas educativas ambiguas, confusas a veces. Pienso en darle mayor color a las emociones y el disfrute dentro del jardín, dejando un poco de lado los permanentes cambios que se proponen desde la escala jerárquica y es quizás el motor que no nos deja a muchas colegas, hacer y creer que lo que hacemos vale la pena y es meritorio un cambio. A su disposición para todo intercambio educativo que pudieramos hacer, para dignificar la tarea docente preescolar. Gracias. Patricia (Córdoba- Argentina)

  2. Me llamo Gemma, soy directora de una escuela infantil de Alcorcón, (Madrid), acabo de aterrizar en esta página y creo que es un buen acierto, desde hace dos años m´´as o menos mi equipo y yo estamos bastante interesados abordar nuevas actividades y proyectos siguiendo esta línea, aunque me resulta dificil. Bueno me encantaría entablar contacto y obtener nuevas experiencias.
    Un saludo y mucha suerte

  3. Hola Ares, soy una enamorada de reggio Emilia, tego el libro del proyecto, aparte de amarilo, muy leido y muy «sentido», en mi ecuela estamos llevando a cabo un proecto de arte estético que nos tiene «nublado el entendimiento» y donde Reggio Emilia tiene mucho qe ver.
    gracias por aportar vuestras experiencias

  4. YO tuve la suerte de conocer a LORIS MALAGUZZI en las escuelas Infantiles Municipales de Pamplona, y tengo que contaros que para mi, supuso un cambio total en mi forma de trabajar, valorar al niño-a escucharlo como también, el trabajar por proyectos la ambientación de las clases, la presentación del material a la altura del niño-a dejándole que eligiera a el-ella, iniciando su propio proyecto. los rincones de la clase, fueron los que tuvieron un cambio radical, siendo pensados y construidos ,para el niño-a y por el niño-a ofreciendo materiales reales(maderas , metales goma, piezas grandes y pequeñas etc.)que dejaban que el niño-a realizara, su propio proyecto
    los talleres, también tuvieron un gran cambio, dejándole trabajar al niño-a como el quería, presentándoles propuestas ricas y atractivas, que le invitasen a jugar con sus materiales.
    La estética, tubo gran importancia a través de la documentación , visual , con imágenes muy significativas, de lo que sucedía allí, las escuelas, tenían identidad (ya que cuando entrabas en ellas, tenias tal cantidad de información , a través de la documentación paneles ) con razón MALAGUZZI dice que EL AMBIENTE es el cuarto educador ,ya que el era muy critico y directo , en sus observaciones
    Pienso que es una pena, que esta metodología, no se establezca en Educación Infantil

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre