Hace poco, Pablo comentó en su artículo “Repositorios: bancos de recursos educativos online” como las nuevas tecnologías están cambiando:

Comenzamos aprendiendo el uso de las TICs, Tecnologías de la Información y la Comunicación, es decir, nos formamos en cómo funcionaban estas herramientas que están al servicio del aprendizaje: webs, blogs, wikis, moodle, proyectores, pizarras digitales, etc.

Sin embargo, no aprendimos cómo aplicarlo al aula y sacarle partido. De esta reflexión, nacen las TACs, Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento, que desarrollan cómo utilizar las TICs para orientarlas hacía usos educativos, incidiendo sobretodo en la metodología que se va a emplear.

En este momento podríamos caer en el legítimo debate de TICs sí o TICs no en Educación Infantil. Sin embargo, no podemos olvidar que vivimos rodeados de tecnología y que nuestros niños/as saben desde muy pequeños su funcionamiento. De hecho, lo que tendríamos que pensar es simplemente cómo utilizarlas y cuando: ni en exceso, como muchas veces se hace, ni en defecto. Nosotros, los maestros, para nuestra labor y ellos, cuando tenga un uso educativo (TACs) y no por el mero hecho del aprendizaje de la herramienta (TICs).

Aunque la experiencia que hoy describo se ha realizado con niños y niñas mayores de 6 años, nos ayuda a reflexionar sobre el uso de las tecnologías, y nos inspira para crear ambientes de experimentación y aprendizaje a través de las TICS.

Sugata Mitra: Hole in the Wall

Sugata Mitra es actualmente profesor de Tecnologías educativas en la escuela en la universidad de Newcastle, Jefe científico emérito de NIIT (empresa puntera en educación de TICs de la India). Es un prolífico investigador que ha destacado durante su dilatada trayectoria en Física, Ciencia cognitiva, sistemas de almacenamiento de energía, redes computacionales y ahora, continua sus investigaciones en el área de aprendizaje y memoria así como en estilos y mecanismos de aprendizaje.

El éxito de su modelo reside en la simplicidad y contundencia de sus descubrimientos. Su gran éxito fue un proyecto experimental denominado “Hole in the Wall” (Agujero en la ared). Dispuso ordenadores con conexión a Internet encajonados en paredes de uno de los barrios marginales de Nueva Delhi y observó qué ocurría en los niños/as. No sabían ni inglés ni el uso de un ordenador pero al cabo de poco tiempo, aprendieron a utilizar con esta lengua  el ordenador únicamente mediante la colaboración de unos con otros, compartiendo lo aprendido y a través de enseñarse unos a otros. Todo esto sin la supervisión de ningún profesor o adulto.

Así, demostró, por un lado, que los niños y niñas son capaces de enseñarse a sí mismos, y por otro, que para que surja el aprendizaje solo necesitamos proporcionar las condiciones para que éste se produzca. Teniendo en cuenta que al aprendizaje es fundamentalmente social y que “un niño aprenderá a hacer, lo que quiera aprender a hacer”, es decir, el aprendizaje resulta significativo solo cuando nos interesa lo que estamos aprendiendo.

A través de esta experiencia ha creado el concepto de “Educación mínimamente invasiva”, la cual ha definido como un método pedagógico que usa el entorno educativo para generar un adecuado nivel de motivación que induzca el aprendizaje en grupos de niños y niñas, con mínima o sin intervención de un profesor/a.

De hecho, su tesis se basa en este concepto de aprendizaje colaborativo por experimentación grupal. Digamos que establece un espacio tecnológico para que se use de manera libre y significativa.

Aparte de este proyecto, ha desarrollado otros como Granny Clouds (Nubes de abuelas): una vez a la semana, por medio del Skype, un grupo de abuelas de Inglaterra dialoga con un grupo de estudiantes de la India como si fueran sus abuelas: contando historias, estimulando nuevas ideas, jugando… en definitiva, ofreciendo maneras alternativas de ver y comprender las mismas cosas de siempre.

Os recomiendo sin duda el vídeo que ponemos a continuación donde explica claramente el proceso y éxito de sus investigaciones. Pero antes, quiero dejaros con una cita que suscita al debate:

En una ocasión, Arthur C. Clacke, escritor de Odisea en el espacio, le dijo a Sugata Mitra:

«El profesor que pueda ser reemplazado por una máquina es un mal profesor, luego debería ser reemplazado…».

Webs consultadas:

Imágenes: Alessio’s blog, Delhi Bound, World Changing
Vídeo:  TED

6 Comentarios

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre