La Actitud es una manera de SER y ESTAR en algún espacio/ tiempo.

La Aptitud es una capacidad adquirida por aprendizaje.

Actitud y Aptitud se dan la mano en la sala de psicomotricidad tras una formación, tanto Personal como Teórica y Práctica.

Uno de las grandes aportaciones de Bernard Aucouturier en el campo educativo ha sido la de considerar la necesidad de compaginar estas 3 formaciones al mismo tiempo, para poder estar en una sala de psicomotricidad:

  • Teórica, para saber de qué estamos tratando, conocimiento, conceptos, posibles alteraciones, etc.
  • Práctica, para ver como ejercer la teoría con una supervisión de comportamientos y actitudes.
  • Personal, para experimentar, revivir o reconocer dificultades personales en todos los juegos que se van a dar en una sesión de psicomotricidad, jugando los propios adultos y analizando mas tarde que está ocurriendo; es un conocimiento de uno mismo que abre puertas a nuestro ser interno a varios niveles.

Este Trío Formativo debiera implantarse en Escuelas de Magisterio para un ejercicio más armónico de la docencia.

Cuando un cuerpo adulto, con rol de referente, entra en un espacio educativo, todos los alumnos observan, sienten, perciben ese cuerpo tratando de situarse para tener un comportamiento u otro.   Hoy la Teoría de la Comunicación nos demuestra que el cuerpo expresa más que cualquier discurso o frases que se emitan, por tanto ese cuerpo habla por sí solo y muestra una actitud concreta frente a la situación que aborda.

Considerando estos puntos, la sala de psicomotricidad con el enfoque de Bernard Aucouturier es un laboratorio de vivencias para los más pequeños que requieren de actitudes muy concretas para que la expresividad libre de los niños pueda ser acogida, respetada y acompañada en su proceso evolutivo.

En principio hay diversos aspectos actitudinales que favorecen la relación del grupo de niños/as como pueden ser: disponibilidad, intervención con ajuste y no anticipación, alegría, entusiasmo, respeto, acogimiento, etc. que hacen de un adulto, una referencia positiva que permite la expresión, sin embargo hay tres actitudes básicas que son imprescindibles en una sala de psicomotricidad:

 

  • ESCUCHA: del cuerpo del niño, de la expresividad de su mundo interno, de su deseo inconsciente, de sus demandas y su forma de comunicarse. Una escucha que nos permitirá una intervención u otra en función de su momento evolutivo. De la misma forma en una sesión educativa, la escucha grupal es importante para el equilibrio de todo el grupo y favorecer la comunicación entre todos de forma ajustada.
  • SEGURIDAD/LEY: Una autoridad del psicomotricista clara, que garantiza la seguridad de todos para que la expresividad sea posible. Esta autoridad entendida como “el que sabe lo que hay que hacer”, es necesaria mostrarla tanto con gestos corporales como en pequeñas estrategias de intervención que se van aprendiendo en el proceso formativo.
  • DISIMETRIA: Entendida como el ajuste a la situación que se vive. Si un comportamiento “simétrico” es hacer lo mismo que hace el niño, “asimétrico” es hacer distinto a lo que hace el niño, “disimétrico” es hacer igual o distinto a lo que hace el niño según convenga en un momento u otro.  Esto que antes se denominaba ser un “compañero simbólico” o jugar con los niños “como si” fuéramos niños pero sabiendo que no lo somos, requiere también de un proceso Formativo para ver hasta donde  el adulto puede ajustarse en cada situación sin perderse el mismo emocionalmente.

Estas actitudes en la medida que se van consolidando en un adulto psicomotricista, si al tiempo también es educador de un grupo, irá notando con el tiempo que su grupo clase también funciona con mayor armonía.

En psicomotricidad y sobre todo con los más pequeños tenemos una referencia sobre como intentar ser: “Entorno maternante y autoridad estructurante”, una bonita combinación para acoger a los niños en cualquier lugar, que resume estas actitudes.

Imagen: Steve Woods

4 Comentarios

  1. Hola,

    ¿Alguién me podría explicar los matices que hay entre sistema de actitudes y sistema de acciones?

    En mi opinión, el sistema de actitudes es la forma que el adulto tiene de ser y de estar en la sala; sin embargo, yo llamaría sistema de acciones al modo de hacer del adulto. ¿Estáis de acuerdo?. Si alguién pudiese elaborar más este tema…

    ESKERRIK ASKO!

  2. Hola Aritz,
    Son dos cosas, por un lado el sistema de actitudes. Que no es otra cosa que nuestro estar en la sala, nuestra actitud empática hacia lo que se muestra. Mientras que el sistema de acción, es lo que hacemos en la sala.
    Podría decirse que el sistema de actitud es lo no tangible: pensamientos, emociones, ideas, observaciones, etc. Mientras que el sistema de acción es lo que hacemos con todo esto, lo tangible: miradas, palabras, movimientos, etc.
    Puedes leer un artículo entero donde vienen definidos ambos sistemas aquí:
    http://www.baalya.es/2011/04/04/el-rol-del-psicomotricista/

    Un abrazo,

    Ares

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre