Teníamos que dedicar un espacio de reflexión para reflexionar y tomar conciencia acerca de lo que cada uno vemos, sentimos y vivimos de la educación. Y así, en este proceso integral y relacional, pararse a pensar… ¿Para qué educamos?, ¿Cuál es el fin de nuestra labor?, ¿Qué pretendemos conseguir?

Ante estas preguntas, podemos entrar en un debate con todo lo que abarca la educación: conocimientos, actitudes, procesos, métodos, contenidos curriculares, trasversales, asignaturas artísticas, los niños y niñas, las emociones, el cuerpo, los conflictos, las familias, etc.

Como dice Carles Parellada,«uno de los retos más importante de la educación reside en resolver de qué forma facilitamos a los niños y jóvenes que puedan vivir experiencias que, más allá de la superación de la supervivencia, les permitan realizarse como seres humanos completos.»

Aunque cada uno tenga unas ideas u otras acerca de lo que se necesitaría para realizarse como ser humano completo. Podemos acotarlo teniendo en cuenta que al final, cada uno educa y transmite desde lo que es, desde el corazón. Y eso, es lo que llega a los alumnos/as. De hecho, si pensamos en aquellos que nos marcaron en nuestra vida académica son profesionales que produjeron un punto de inflexión por acompañarnos e impulsarnos en nuestro proceso vital.

«La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón» Hendricks

Por tanto, reflexionando sobre la pregunta inicial, más allá de todo lo que me marca el currículo, lo cual no olvido, respeto y desarrollo, trato de educar, única y simplemente, para la vida. Aparte de adquirir los conocimientos propios del momento madurativo, tenemos que exponernos a la incertidumbre de lo que trae el día a día en el aula para acompañar y facilitar cuanto allí acontezca: discusiones, afectos, problemas entre compañeros/as, emociones, conflictos, muertes, intereses, egos, alegrías, tristezas, problemas familiares, etc. Recogiendo y escuchando todo ello en vez de obviarlo o negarlo por los requerimientos curriculares, temporales u organizativos.

Considero, que la escuela es un ecosistema de personas que se vinculan y debe ser un espacio de conversaciones sobre, y para, la vida. Sin embargo, la escuela la hacemos todos y todas los que estamos en ella, cada uno desde una mirada y un proceso, con intereses y fines diferentes. Así que dejo este espacio abierto para enriquecernos entre todos/as con las aportaciones de cada uno sobre esta pregunta:

¿Para qué educas?

11 Comentarios

  1. yo educo en la franja de lo no formal, a traves del juego..
    en estos dias me estoy preguntando cual es mi funcion, y la verdad es que una de las conclusiones es que educo para acompañar… por ahora.. pero para dejar que en un futuro los chavales sepan qué elegir y cómo… y quizas no tanto para un futuro, si no también para el presente. educo… pero desde el respeto.. porque al mismo tiempo ellos también me educan a mí. es recíproco. y creo que lo mas importante es enseñarles que no todo esta aprendido, que siempre podemos aprender y las estrategias que pueden usar para ese camino.
    educamos para poder ser lo mas libres posibles.

  2. El educador es un puente entre la familia y la vida, entre el niño y la vida o entre el niño y la familia. Nuestra presencia es mostrar que se pueden cruzar los puentes con éxito. Al fin y al cabo nosotros, los educadores, somos la prueba más evidente. Un beso.

  3. Debatir es complicado, porque se vierten conceptos que en si mismos necesitarian un debate, Incluso se puede diferenciar entre educacion y formacion. Cualquier puede ser capaz de educar, pero no cualquiera puede formar.

  4. Educamos para reeditarnos a diario como personas con quienes aprenden y de quienes aprendemos .Educamos para visualizar una multiplicidad de oportunidades que surgen en escenarios complejos y de las que los/as aprendientes se apropian en procesos creativos. Educamos para no perder el asombro ante lo nuevo y la osadía para posibilitar continuos desfíos.Educamos para posibilitar en otro/a el placer de la autoría y para rescatar en nosotros/as el placerpor enseñar.

  5. Gracias, Ares, por incorporarme en tus reflexiones.
    Esta mañana, al levantarme, tres ideas me invitaron a compartir tu pregunta, con el agitado mar de fondo de lo que, casi a dirario, escuchamos en los medios de comunicacion:¿para qué educamos?
    . Para sintonizar con la sabiduría de la especie, en aras a fortalecer nuestra humildad
    . Para distinguir lo que es relevante, lo que nos fortalece, y lo que alumbra nuestras sombras, en aras a poder tomar la vida tal y como nos ha sido dada
    . Para acompañar los miedos, en aras a poder convivir desde la serenidad
    Que tengas, que tengáis, un feliz dia! Un abrazo!
    Carles

  6. Hola Ares,te dejo mi reflexión para compartirla con todos vosotros;
    Educar para hacer grandes personas, formar a los hombres como individuos y como integrantes de la sociedad,educar para la libertad,preparar para la vida.
    Siendo el educador un orientador y suscitor del aprendizajes.
    Un abrazo.

  7. Gracias, Ares, por invitar a la reflexión. Me gusta la visión de Carles Parellada. Desde luego, aprendemos para vivir y desarrollarnos personalmente, por encima de los contenidos que marcan como obligatorios.
    Me gustaría compartir con vosotr@s cómo plantean el aprendizaje desde el Ambiente Educativo Ojo de Agua:
    «Entendemos que el proceso de aprender es un proceso que se inicia dentro de la propia persona como respuesta a una necesidad básica, biológica, y no es un proceso de condicionamiento exterior de fuera hacia dentro. Aprender es una función vital de todo organismo vivo. Aprendemos constantemente: desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, desde que nacemos hasta que morimos estamos aprendiendo. Cuestión diferente es si lo que estamos aprendiendo es lo que otros esperan que aprendamos.»
    Un beso.

  8. Creo que no pudiste definir mejor ¿para qué educamos? ¿cómo educamos? y en realidad ¿qué es una educación relevante para la vida de cada alumno?. Nuevamente, mi enhorabuena por tus palabras. Un abrazo amigo

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre