Qué complicado es estar en el aula observando a los niños sin ser observado por ellos, o sin que ellos se den cuenta de que les están observando. Es como si pudiésemos estar al otro de una pared mirando por un agujerito. Porque a veces los niños hacen lo que nosotros queremos ver; porque a veces los niños necesitan una mirada del adulto para dar un paso más; porque a veces los niños se sienten juzgados en cada acción. ¿Podemos mirar desde un agujerito?

Avatar
Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre