La gran ciudad a veces encierra al maestro en el aula, se queda escondido en una guarida, sin motivaciones para salir a ver la luz natural de un día cualquiera. Valoramos más los aprendizajes que se dan dentro de los muros de la escuela que los que existen más allá de la frontera administrativa.

Sin oportunidades para la exploración, el niño tiene un conocimiento limitado de los materiales, sus propiedades y sus posibilidades de uso. La exploración permite a los niños desarrollar su conocimiento, destrezas y comprensión. Cuando éstos están en funcionamiento , los niños pueden avanzar hacia respuestas más creativas o convencionales. Napier y Shankey (Wyse, 2004)

Rebecca Austin

rebecca austinTrabaja en la Universidad Christ Church de Canterbury con estudiantes de magisterio y con profesores para promover una comprensión de la necesidad de hacer el aprendizaje en la escuela significativo y pertinente para los niños. Sus áreas partculares de interés son el aprendizaje en Educación Infantil y la enseñanza del inglés en escuelas de Educación Primaria. En el libro “Deja que el mundo exterior entre en el aula” Rebeca Austin compila distintos ensayos de profesionales del aprendizaje que fundamentan el uso del espacio más allá de la pared del aula.

Dar el permiso a los niños para que amplíen su mirada, para que escuchen desde el silencio de un bosque en la noche hasta los murmullos de las hormigas a su paso sobre la arena. El entorno está ahí para ser experimentado. Cuando aparece un objeto nuevo en el barrio todos nos quedamos pasmados, planteamos hipótesis, las sometemos a prueba y lo analizamos. Si nosotros somos capaces de eso, ¿hasta dónde pueden llegar los niños?

Todos los centros educativos tienen en el entorno algo familiar, en general, pero desconocido a nivel sintético, para las investigaciones de los niños. Una vía para sensibilizarnos y empaparnos de todo lo que puede ofrecer ese “ente” a analizar, puede ser el uso de los sentidos. Buscar experiencias que animan a los niños a trabajar en colaboración, en formas originales y nuevas. Formas que se relacionaban más con el juego imaginario de los niños que con el aprendizaje habitual “dirigido por el contenido”. Estas experiencias dependen de que se sumerja a los niños en un entorno a través de todos sus sentidos:

  • Sonidos: dejar que los niños experimenten los sonidos de un lugar. Partir del silencio para poco a poco ir reconociendo los sonidos que se asoman a la ventana de su pabellón auditivo. “Los espacios inusuales pueden ser sitios interesantes para escuchar”
  • Imágenes: debemos animar a los niños a darse cuenta de lo que ven, a poner palabras a los objetos, a los sentimientos, a las sensaciones que les transmite un determinado lugar. Podemos realizar dibujos, esculturas o tomar fotografías de algo en particular: un color determinado, algo triste, algo de miedo…
  • Conceptos: poner palabras a sus descubrimientos nos convierte en acompañantes en un viaje hacia lo desconocido, una empresa en la que los niños aprenderán fuera de los muros del aula. La escuela Coombes en Berkshire concede igual valor al aprendizaje en espacios exteriores y al realizado en el aula. El énfasis se pone en ayudar a los niños a entender lo que han aprendido.

También tenemos que empezar a considerar la carga emocional de un espacio, es decir, cómo afecta a los niños las actividades en esos espacios. Porque no todos vemos las cosas con los mismos ojos, con las mismas intenciones, a todos no nos llega la información del entorno del mismo modo.

sentimientos

Aprendemos todo tocando, oliendo, oyendo, viendo y respondiendo emocional y espiritualmente a los estímulos. Podemos reforzar la experiencia hablando, leyendo y escribiendo, pero los puntos de partida deben ser experiencias personales directas. (Tomado de The Coombes School Handbook en Jeffrey y Woods, 2003 pag. 28)

Una vez interiorizadas las observaciones, se pueden sintetizar en una tarea rica. Las tareas ricas permiten a los niños tomar decisiones sobre su propio aprendizaje. En estas tareas, los niños aprenden mediante observación, sometiendo a prueba y acomodando su comportamiento. Margaret Donaldson lo resume en “ser efectivos, competentes e independientes, entneder el mundo y actuar con destreza

Los profesionales del aprendizaje deberían tratar de encontrar lugares nuevos que resulten poco familiares para las investigaciones de los niños. Como decía al principio, lugares conocidos en general, pero poco familiares en el detalle. Todos podemos encontrar este tipo de lugares, vosotros ¿cuáles nos proponéis?

Para saber más Rebeca Austin (2009) Deja que el mundo exterior entre en el aula. Madrid, Morata

imágenes Cabecera | RebeccaAustinManos

Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre