«El día en que los profesores tomen conciencia de que la práctica docente diaria, debidamente reflexionada, evaluada y comunicada, puede constituir una aportación insustituible a la construcción de los saberes pedagógicos (teóricos y prácticos), en una especie de solidaridad epistémica, ese día los profesores habrán encontrado una motivación intrínseca para su profesión (autoestima de su tarea, hoy muy baja), la escuela habrá dejado de ser un lugar monótono para la rutina y el desencanto, convirtiéndose en una tarea apasionante de descubrimiento y crítica científica permanente, como la de los médicos»

Fernández Pérez, M. «La profesionalización del docente» Escuela española,1998, pág. 14
Avatar
Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).

6 Comentarios

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre