La vision y el niño. La importancia de la visión en el aprendizaje

Juan tiene 8 años y estudia 2° de primaria. Hoy han venido a su clase dos personas para revisar su vista. Le han puesto unos dibujos y unas letras en una pizarra y no ha fallado ninguna.

Ellos le han dicho que tiene una vista excepcional. Sin embargo, a Juan le pican los ojos cuando lee y le lloran un poco. Le aburren los deberes y no le gusta nada leer. Sus padres le han llevado al oftalmólogo, allí le examinaron sus ojos, leyó todas las letras que le pusieron en la pared y le echaron unas gotas que le picaron un poco. El médico le dijo que tenía una vista excepcional y que volviera en un año para otra revisión. La profesora de Juan le ha dicho que tiene que poner más atención cuando lee, lo hace muy despacio y se salta a veces alguna letra.

Sus padres están preocupados, la vista la tiene fenomenal pero cuando tiene que realizar deberes le lloran y le pican los ojos. La madre de Julio, un amigo de Juan, le comentó que a su hijo le pasaba algo parecido y le llevó a un optometrista especializado en aprendizaje. A Juan se le realizaron pruebas de cerca y de lejos y el optometrista le explicó a sus padres que su hijo tenía muy buena vista, pero algunas dificultades con su visión.

Dentro de las habilidades visuales de Juan una de ellas era su agudeza visual que era excelente pero existían otras que se habían dado por supuesto que estaban bien pero no era así. Su habilidad de seguimientos oculares no estaba bien desarrollada, todos sus músculos oculares estaban íntegros pero sus movimientos sacádicos (encargados de los movimientos para la lectura) eran imprecisos y tardaba mucho en llegar a la siguiente sílaba. También tenía problemas con su enfoque. Sus padres se extrañaron, ellos creían que sólo las personas mayores los tenían. El optometrista les explicó que Juan tenía un potencial de enfoque muy alto pero no podía controlarlo y por ello, a veces, le costaba leer letras parecidas como coma – cama ó polo – palo.

Juan tendría que reforzar esas habilidades visuales durante algún tiempo con ejercicios que realizaría en su casa y en el gabinete del optometrista. Juan trabajó en el gabinete y haciendo algunos ejercicios con la ayuda de sus padres. A veces se cansaba y le picaban los ojos pero notaba como cada vez podía leer mejor.

Ha pasado ya un año y a Juan ya no le pican los ojos cuando lee y su profesora le ha dicho que ha mejorado mucho en su lectura. El entrenamiento visual nace con el intento de apoyar al individuo a procesar la información visual más exacta y eficazmente posible.

Gabinete aprenderaverEste relato sería un ejemplo de un caso que puede ocurrir en nuestro trabajo con visión relacionado con las dificultades en el aprendizaje.Todos los profesionales de la visión son indispensables para la valoración de la eficiencia visual de un niño. Su integridad ocular es fundamental para que el niño llegue a su máximo potencial visual, el oftalmólogo especializado en patologías oculares no observó ninguna anomalía en Juan. Pero Juan tenía dificultades con el control de su motilidad ocular y enfoque. Habilidades que se creen establecidas y que no fallarían en un niño que no presentaba ninguna patología ocular estaban cambiando la percepción y el rendimiento visual en de Juan.
Estas habilidades visuales necesarias para alcanzar un buen rendimiento académico se desarrollan en la etapa preescolar de 3-6 años.
Estas habilidades visuales se aprenden y si no es así se pueden adquirir con un buen programa de entrenamiento visual.

Los niños que suelen tener dificultades en el colegio suelen tener agudeza visual de 100%. El 80 % de lo que se aprende en el colegio se hace a través de sistema visual, 2/3 de los nervios que entran en nuestro cerebro tienen su origen en los ojos. La dificultad de aprendizaje es frecuentemente un síntoma de una dificultad visual oculto. El papel del optometrista es tratar la dificultad visual, no el de aprendizaje.

Hay que considerar dos tipos de dificultades visuales:

  • Desarrollo visual. Interfiere con la habilidad de aprender a leer.
  • Dificultad inducida por el estrés. Interfiere con la habilidad de leer para aprender.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre