Yo también necesito que me mires a los ojos al hablarme, pero recuerda que tus ojos se encuentran mucho más arriba, no eleves el tono de voz, te escucho perfectamente, háblame pausado y con cariño que eso es música para mis oídos, no me ignores, estoy a tu lado, comparte conmigo mientras me  enseñas, cógeme de la mano, conóceme, guía mis pasos. Necesito de tu contacto para sentirme seguro, permíteme investigar, equivocarme, experimentar, entiende que la mayoría de las veces aprender cosas de  memoria y las clases magistrales me aburren, ayúdame a crecer y madurar que deseo tener un gran futuro.

 Texto y diseño: Patri Caro   Foto: Ana Riaño

1 Comentario

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre