Ante esta exclamación, la respuesta más habitual de los adultos suele ser algo como Pedro, pídele perdón y dale un besito. En este punto yo me planteo dos cuestiones:

  • si alguien me acaba de pegar, no se yo si le permitiría que me diera un beso
  • por qué el adulto obliga al agresor a pedir perdón

Los niños captan la lo que ocurre a su alrededor con más eficacia que los adultos. Disponen de sensores donde se registran informaciones que para los adultos parecen insignificantes o sin importancia. Los niños, como protagonistas en el conflicto, disponen de las mejores herramientas para solucionar el mismo. Si el adulto le da ese tiempo, ese espacio para la resolución, los niños darán más valor a los acuerdos alcanzados.

Imagen http://www.gamenightapproved.com/game.aspx?gameid=14

Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre