arquitectives
construyendo miradas críticas
En la infancia los sentidos están alerta ante cualquier manifestación que generará en ellos una experiencia, conocimiento. Los niños interactúan con todo lo que les rodea. Como dice Javier Abad, «para el niño y la niña, el espacio tiene una serie de connotaciones educativas y culturales muy poderosas porque influye en sus comportamientos y en sus relaciones, vínculos e intercambios con otros niños o niñas y adultos (…) Entendemos el espacio como un “lugar” en el que la infancia pueda identificarse para intentar nuevas experiencias mediante el juego creativo de reinventar su pertenencia al mundo«

Arquitectives brinda a los más pequeños la posibilidad de adquirir una nueva manera de ver el mundo, el conocimiento del entorno a través de estímulos que potencian su creatividad, a la vez que fomentan su capacidad de observación y el desarrollo de su visión crítica. Además son delegados españoles del programa de trabajo Architecture & Children de la Unión Internacional de Arquitectos.

Como podemos leer en su página web, proponen la iniciación en la cultura arquitectónica y urbanística mediante actividades que mejoren sus habilidades manuales, amplíen su capacidad de trabajo en equipo y de organización y pongan en alza valores tan importantes como el civismo, la perseverancia, el respeto hacia los demás y hacia el medio ambiente, la responsabilidad o la autonomía. Partiendo de la idea de que todos los niños son genios, basan su trabajo en la metodología del learning by doing, fundamentada en la detección y resolución de problemas a partir de la experimentación propia y del consenso con el resto del grupo.

arquitectives en la escuelaUno de los programas que tienen en marcha es ARQUITECTURA EN LA ESCUELA, un programa educativo dirigido a educación infantil, primaria y secundaria que tiene como objetivo introducir a los participantes en el estudio de la arquitectura y del medio ambiente construido, mediante enseñanzas transversales que los relacionan con la disciplina artística, el conocimiento del medio natural y social, las matemáticas, la física, la lengua y la educación para la ciudadanía.Las actividades propuestas estimulan el cuerpo, la mente y la imaginación del alumno para explorar cómo se diseñan y construyen los edificios y las ciudades, relacionando diferentes formas de conocimiento basadas en la observación, la investigación, la reflexión, la creatividad y el diseño.A través de la creación de entornos funcionales, seguros y adaptados a sus propias necesidades y a las de los demás, los participantes del programa desarrollan recursos de visualización, razonamiento y juicio crítico, a la vez que aprenden a respetar en medio ambiente construido y natural.

Las manifestaciones culturales de la infancia nos muestran la multiplicidad de interacciones que los niños y las niñas construyen con su entorno mediante el potencial de la experiencia del espacio y su interpretación desde el juego simbólico. Existe la posibilidad de configurar nuevos espacios a partir de las estéticas del arte contemporáneo para ofrecer distintas posibilidades que reconozcan las relaciones que subyacen entre la infancia, el espacio y los objetos, en definitiva, expresar la idea de que los espacios que crean acciones, y las acciones crean espacios. Javier Abad

3 Comentarios

  1. Como siempre, una mirada muy interesante a la escuela desde la dimensión de la vida. Nuestro primer habitáculo es el cuerpo, el segundo la casa familiar, y a partir de ahí nos sumergimos en un mundo de espacios, abiertos y cerrados, en los que desarrollamos nuestro vivir. Qué bien que existan maestros, arquitectos, y artistas, con la sensibilidad para mejorar la interacción entre estas tres dimensiones. Felicidades.Un abrazo! Carles

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre