Leo en la sala. Intervención con un niño con TEA

Por
Publicado el 10 de febrero de 2013

Trabajé con Leo durante dos años, aproximadamente, en sesiones de Ayuda Psicomotriz Terapéutica. Tenía 5 años cuando lo conocí, tiene un diagnóstico de Trastorno de Espectro Autista (TEA) y lo más destacado en la demanda era la ausencia de lenguaje y la dificultad en la relación con sus iguales.

Desde el primer momento en el que Leo y yo nos encontramos ya hubo algo especial entre nosotros. Leo, para mí (y estoy segura de no ser la única), resultó ser “uno de esos niños”.

En la Ayuda Psicomotriz Terapéutica, el diagnóstico es una herramienta más a tener en cuenta en las sesiones pero, ante todo, predomina la persona. La mayoría de veces nos preocupa tanto que los niños/as con dificultades se normalicen que se nos olvida preguntarnos ¿qué es la normalidad? La normalidad, generalmente, está basada, para muchos, en el aprendizaje intelectual, en que los niños/as deben aprender a hacer cosas, pero éstos olvidan que un motivo de normalidad es que los niños/as jueguen y disfruten, como niños/as que son.

Tengo la sensación de que Leo encontró esa “normalidad” en la sala. Encontró un lugar para expresarse, un lugar donde ser él mismo sin sentir la presión de tener que cumplir las expectativas de otros. Era un tiempo para disfrutar y ser quien realmente él es.

Facilitándole el tiempo, el material y un espacio adecuado en el que se sentía seguro, Leo se hizo dueño de sus acciones, pudo “actuar” libremente y “actuar” al fin y al cabo, es transformarse e ir transformando el mundo exterior.

Leo-en-la-salaEn la intervención de Ayuda Psicomotriz Terapéutica se trabaja con la expresividad motriz del niño/a, ya que la forma de hacer, lo que hace y, sobre todo, como lo hace, nos informa de cómo se relaciona, de todo lo que está sucediendo en su interior y de cómo percibe su entorno (el espacio, el tiempo, los objetos, su propio cuerpo y a las demás personas). La motricidad es el medio que tiene un niño/a para expresar su psiquismo.

La expresividad motriz es la manera en que cada niño/a manifiesta quien es y como percibe el mundo que le rodea. Es por esto que mediante la observación de la expresividad motriz de un niño/a podemos conocer su nivel de maduración, las dificultades con las que se encuentra y marcar los objetivos para realizar una intervención adecuada a sus necesidades.

Mediante la Práctica Psicomotriz de Ayuda Terapéutica, el niño/a puede a través de su propia acción y de su juego, acceder a una vivencia más positiva de sí mismo/a, favoreciendo la interacción con sus iguales, su autoestima y su iniciativa.

En la sala de psicomotricidad, encontramos  un material específico, dispuesto de una determinada manera, siempre en función de las necesidades y capacidades de cada niño/a. Este material (colchonetas, módulos de gomaespuma, espalderas, telas…) y su disposición, tienen como objetivo principal despertar en el niño/a el deseo de experimentar por sí mismo/a.

Se crea para él/ella un clima de seguridad y contención que favorecerá el desarrollo de su relación con el/la psicomotricista y activará el vínculo entre ambos. El/la psicomotricista acompaña su juego y le sirve de espejo mostrándole así su realidad, haciéndole sentir al niño/a que se le acepta tal y como es, transmitiéndole la seguridad y confianza necesarias para que el niño/a se sitúe como “conductor del juego” y pueda realizar en la sesión todo aquello que necesite.

Al inicio de la intervención, Leo pasaba mucho tiempo tumbado, siempre estaba en las colchonetas, apenas pisaba el suelo, deambulaba y había interacción siempre y cuando yo la iniciara. Pedía mi compañía para realizar acciones, pero no era su compañera de juegos.

Leo-en-la-sala2Leo continuó su proceso, continuó experimentando, viviendo su cuerpo, desarrollando su propio juego y evolucionó notablemente. Me buscaba como compañera de juego por el placer del disfrute en compañía del otro, inició el juego simbólico a un nivel muy primario y comenzó a tener iniciativa para transformar el espacio e iniciar acciones sin que yo le demandara que lo hiciera o propusiera dinámicas específicas para ello. Encontró autonomía en su propio deseo y se mostraba más seguro de sí mismo y confiado, mejoró en la relación con sus compañeros/as de clase y podía permanecer más tiempo tranquilo en el aula realizando una actividad. Además, apareció el lenguaje en la sala, palabras sueltas que de nuevo, por su propia iniciativa, pronunciaba sin que yo le demandara que lo hiciera.

La confianza que los padres de Leo tuvieron en esta Práctica fue crucial para que la intervención se desarrollase con éxito. Como cualquier madre o padre, lo único que querían era ver a su hijo feliz y esto se hacía explícito por el deseo que mostraba Leo de asistir a las sesiones y la mayoría de veces, de no salir de ellas.

La comunicación que se mantiene con los padres durante el tiempo que dura la intervención es muy importante, ya que necesitamos recibir información sobre el desarrollo del niño en el marco familiar y los padres necesitan igualmente disponer de un espacio para poder expresar aquello que les preocupa y compartir todo aquello que necesiten compartir.

El apoyo y coordinación con el resto de profesionales que trabajaban con Leo fue también de vital importancia. Sus aportaciones enriquecían la intervención en la sala y la comprensión de las dificultades con las que se encontraba el niño fuera de ella.

La intervención tuvo que interrumpirse antes de haber finalizado y aún hoy, sigo recordando el placer de Leo en la sala y el mío propio en su compañía. En este momento, visto con perspectiva, comienzo a ser consciente de lo mucho que todos esos momentos de descubrimiento, también de sufrimiento y sobre todo de crecimiento, de Leo, me han hecho descubrir, también en ocasiones sufrir pero, sobre todo, crecer a mí misma como persona.

Gracias, Leo, por este regalo que me hiciste sin saberlo.

Cynthia Gómez Quiles

Cynthia Gómez Quiles

Psicomotricista especialista en Psicomotricidad Aucouturier, Educadora Social, Educadora de Masaje Infantil. Fundadora y Directora del Centro Espacio Vivo, en Elche (Alicante), donde llevo a cabo sesiones de Ayuda Psicomotriz Terapéutica, así como Formación a Profesionales y diversas actividades dirigidas al ámbito familiar (Masaje Infantil, Espacios Familiares, Talleres para Madres/Padres...).
Cynthia Gómez Quiles

Latest posts by Cynthia Gómez Quiles (see all)

3 comentario/s en Leo en la sala. Intervención con un niño con TEA
  1. Gracias por compartir tan generosamente tu práctica Cynthia.

  2. Responder

    Maravillosa descripcion! Gracias por compartir tu experiencia

Deja un comentario

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options

Send this to friend