Simbología de la acción en Psicomotricidad

Por
Publicado el 23 de octubre de 2013

La Práctica Psicomotriz es una intervención específica que se fundamenta en unos principios teóricos que le dan significado y que tiene su origen en la elaboración teórico-práctica de Bernard Aucouturier. Se interesa por la maduración psicológica del niño/a, en el período en que el aspecto sensoriomotor, el juego y la acción son fundamentales para su desarrollo psicológico, favoreciendo el proceso de maduración a través de la vía motriz.

La Práctica Psicomotriz “Se refiere, en definitiva, a todo el proceso de construcción de la propia identidad. Una identidad que se fundamenta y se manifiesta a través del cuerpo”. Josep Rota Iglesias.

Hemos seleccionado en concreto estas secuencias para analizar las siguientes acciones:

  • El intercambio de objetos
  • La repetición de la acción
  • La proyección en el objeto
  • La función del psicomotricista

El intercambio de objetos

Las acciones que implican un intercambio, nos muestran una intención por parte del niño/a de compartir, de ofrecer, de dar y también de recibir. Se tiene en cuenta a la otra persona y se la incluye en el juego, se la invita a jugar, en definitiva, se busca un acuerdo en la relación afectiva. No solo se intercambian los objetos, estos solo son la parte explícita de la acción. El dar y el recibir tiene una gran importancia en el desarrollo de un niño/a y la Práctica Psicomotriz le ofrece una significación a esta acción.

La simbología del movimiento, el significado profundo de esta y todas las acciones que el niño/a realiza en la sala nos hablan de su propia historia. A través de ellas podemos saber qué es lo que le está ocurriendo a ese niño/a, en que etapa madurativa está independientemente de su edad, como se relaciona, como está en el mundo.

El placer de repetir las acciones

A partir de la expresividad espontánea en la sala, de sus acciones y sus juegos, los niños y niñas ponen de manifiesto las relaciones que establece con el espacio, el tiempo, con los objetos, las personas y con su propio cuerpo y la observación de estos parámetros nos permite conocer su nivel de maduración en sus facetas motriz, afectiva y cognitiva, así como los bloqueos, fijaciones y alteraciones de las mismas que impiden el desarrollo armonioso de su personalidad.

Hay una etapa del desarrollo del niño/a en el que forma su pensamiento, no sólo cognitivo, sino su pensamiento profundo. Es una etapa somatopsíquica que parte de la acción y de la interacción con el medio, donde la sensorialidad, la motricidad, la corporeidad es la condición misma de existencia, de desarrollo y de expresión del psiquismo.

En esta etapa, la repetición de las acciones es una herramienta que utiliza el niño/a para asegurarse ante lo desconocido, ya que la repetición permite ajustarse a la situación, no solo corporalmente: ajustar su ritmo, su tono, su equilibrio, sino también emocionalmente, para vivir las nuevas situaciones sin angustia, y por supuesto, es una manera indiscutible de ir descubriendo el mundo que le rodea. La repetición supone una organización psíquica (y fisiológica también), ya que el acto ha presentado y presenta una significación.

La proyección en el objeto

Es común encontrarse con situaciones en las que los niños/as proyectan su deseo en el objeto buscando la seguridad que necesita hasta poder realizar la acción por sí mismos/as.

En el vídeo vemos como Martina sube al módulo rojo grande y espera mi ayuda para bajar de él. Más tarde sube al mismo módulo con una pelota en la mano, lanza la pelota y baja ella sola, esta vez sin mi ayuda. El ver que a la pelota no le sucede nada malo al bajar, permite a Martina sentirse segura para hacerlo ella después (seguro que recuerdas haber visto multitud de situaciones similares: muñecos bajando por toboganes u objetos lanzados antes de un gran salto).

En palabras de B. Aucouturier “un objeto sólo tiene valor, sólo tiene sentido, si es transformado por los afectos que se le atribuyen en función de las imágenes que suscita; sin estas proyecciones el objeto no tendría ningún interés”.

La función del psicomotricista

La importancia de “estar disponible” saber esperar y no pretender precipitar la acción, junto con las “resonancias tónico-emocionales recíprocas empáticas”, son conceptos clave de la actitud del psicomotricista en la Práctica Psicomotriz.

En la Práctica Psicomotriz tanto en el ámbito educativo como en el terapéutico, trabajamos con lo que el niño/a tiene de positivo, nos interesamos por lo que sabe hacer, no por lo que no sabe hacer. Acompañamos su evolución sin dirigir sus acciones y confiamos realmente en las capacidades reales de cada niño/a.

Le proporcionamos la seguridad necesaria para que en la sala, el niño/a sienta que puede depositar sus miedos, sus inseguridades, sin ser culpabilizado, sin tener que cubrir las expectativas del adulto.

Algo que en un principio puede parecer una tarea tan sencilla, realmente al iniciar la formación como psicomotricista eres consciente de que no lo es, ya que en la sala el niño o la niña no entra solo con su historia, el adulto que acompaña al niño/a también entra con la suya, con su manera de relacionarse, de estar en el mundo, con sus convicciones y sus circunstancias, por esto es tan importante el proceso de formación del psicomotricista ya que en este proceso se trabaja desde el ámbito teórico-vivencial la capacidad del adulto de descentrarse de su propia vivencia para acompañar al niño/a de la forma más objetiva posible, teniendo en cuenta todos los factores que se ponen en juego dentro de la sala. Para ello también es importante la ayuda que ofrece la supervisión de la práctica profesional, ya que asegura la calidad de la acción del psicomotricista.

Cynthia Gómez Quiles

Cynthia Gómez Quiles

Psicomotricista especialista en Psicomotricidad Aucouturier, Educadora Social, Educadora de Masaje Infantil. Fundadora y Directora del Centro Espacio Vivo, en Elche (Alicante), donde llevo a cabo sesiones de Ayuda Psicomotriz Terapéutica, así como Formación a Profesionales y diversas actividades dirigidas al ámbito familiar (Masaje Infantil, Espacios Familiares, Talleres para Madres/Padres...).
Cynthia Gómez Quiles

Latest posts by Cynthia Gómez Quiles (see all)

8 comentario/s en Simbología de la acción en Psicomotricidad
  1. Responder

    Gracias por el post y el video. Me ha encantado.

      • Cynthia
      • 4 septiembre, 2015
      Responder

      Gracias a ti Isa. Me alegra que te haya gustado. Un saludo.

    • Andrea del Pilar Alcazar Amaya
    • 28 agosto, 2015
    Responder

    Me encanto la descripción de la simbología del movimiento. Felicidades!! Muy buen acompañamiento!!

  2. Muy bueno Cynthia, gracias por compartir tu experiencia.

    • MARTÍN
    • 14 febrero, 2017
    Responder

    Hola, Cynthia, estoy encantado que hayas compartido esta información y las experiencias en tus sesiones con los niños. Te cuento que estoy muy interesado en el tema de la Psicomotricidad, porque soy profesor de educación primaria, pero en mis clases de la universidad no me hablaron mucho acerca del tema. Actualmente, estoy llevando el curso de entrenador de fútbol de menores, en el cual, el primer curso fue de Psicomotricidad, y me pude dar cuenta de su importancia en el aprendizaje de los niños, desarrollo de su inteligencia y la coordinación de su cuerpo y su mente.
    Sé que este curso se lleva 5 años, pero me encantaría aprender más y poder enseñar en los colegios, para apoyar a los niños con dificultades. Gracias.
    Martín H, Ferro Nava.

  3. Responder

    Hola Martín. Muchas gracias por tu comentario.
    La formación en Práctica Psicomotriz tiene una duración de tres años aunque también cuentas con Cursos básicos, más cortos, para conocer la Práctica e iniciarte en este maravilloso camino.
    Mucho ánimo. Cualquier duda, aquí estamos para resolverla.
    Un saludo.

Deja un comentario

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options

Send this to friend