5 ideas para el inicio de curso

Estamos a días de la vuelta a las aulas, de empezar el curso escolar y de trabajar día a día con más de una veintena de pequeños seres en pleno desarrollo y construcción. Una tarea muy interesante e intrínsecamente compleja.

Este volver a la escuela conlleva recomponer el aula (sí, de nuevo), revisar y facilitar el currículo (otra vez), recibir y ajustarse a los niños y niñas (llegamos a lo importante), acompañar a las familias (imprescindible), coordinarse con compañeros y con el centro (uff, que estrés)… En definitiva, un mes de septiembre que siempre es bastante intenso y difícil.

Por ello te propongo (y me propongo) 5 ideas – objetivos para vivir de la mejor manera posible este comienzo escolar.

Escuchar

Escuchar a la InfanciaNi más ni menos, un objetivo aparentemente sencillo pero que olvidamos con frecuencia porque nos pasamos el día hablando. Significa que estamos emitiendo información y por tanto NO podemos recibirla.

En un trabajo como el nuestro, necesitamos observar, estar en silencio y aprender para poder ajustarnos mejor a los procesos y desarrollos que vive cada día la Infancia. Además, es necesario estar presente en el aula (de manera consciente) como figura de seguridad, acompañamiento y desarrollo.

«Cuando hablas, sólo estás repitiendo lo que ya sabes; Pero cuando escuchas, puedes aprender algo nuevo». Dalai Lama

Facilitar el asombro

El poder del asombroHablábamos de permitirnos no emitir información para poder recibirla y aprender de ello. ¿Qué pasa con los niños y niñas? Que les bombardeamos en el día a día con una inmensa cantidad de información y estímulos que reciben de forma pasiva, les abruma y por tanto no incorporan.

Es necesario permitir que jueguen, se expresen, se regulen, investiguen… para que sean sujetos activos de su vida. Con ello buscamos facilitar el asombro innato que tiene la Infancia (y que muchas veces oprimimos). Ellos ya saben cómo aprender, sólo hay que confiar y dejarles hacerlo.

“El juego es la actividad por excelencia a través de la cual aprenden los niños, movidos por el asombro”. Catherine L’Ecuyer

Potenciar la diversidad

Potenciar la diversidad¿Qué nos queda llegados a este punto? Ajustarnos a cada pequeño ser que tenemos entre manos. ¿Cómo? Fácil y difícil a la vez. En primer lugar escuchando y estando presentes. Después se trata de generar espacios autónomos de desarrollo, interacción, trabajo experiencial y de vida. El objetivo es que el aprendizaje sea individualizado y puedan descubrir y descubrirse por sí mismos. Potenciar la esencia individual de cada niño enriquece la diversidad del aula.

“La clave para la transformación educativa es descubrir los talentos de cada niño, colocar a los estudiantes en un entorno en el que quieran aprender y puedan descubrir de forma más natural sus pasiones”. Ken Robinson

Incluir la familia

Incluir la familiaCada año tengo que trabajar con familias nuevas y el principio de curso es un momento clave en la construcción de relaciones. Incluir la familia es la llave para el bienestar, el aprendizaje y el crecimiento en comunidad.

Los padres y madres con los que trabajamos son personas, con sus virtudes y defectos. La forma en la que les miramos, comprendemos y apoyamos en su idiosincrasia determinará el clima emocional en el aula. Es necesario crear el mejor clima de bienvenida durante estos primeros meses de curso, que son difíciles para todos.

“El respeto frente a las familias de origen no sólo sostiene la autoridad de los padres, sino que también fortalece la autoridad del maestro”. Marianne Franke

Creer en ti

gafasdevidaTenemos la profesión que más capacidades y habilidades necesita: leer, compartir, observar, reflexionar, ayudar, sostener, comprender, solucionar… Y una realidad impera: somos humanos, con nuestros defectos y virtudes, nos equivocamos y sobretodo, no somos perfectos. Cada cual tiene sus propias gafas de vida y por eso siempre es recomendable hacer alguna formación personal para no mezclar nuestros propios asuntos y proyecciones en el aula con las de los niños y niñas.

En definitiva, cree en ti, aprende de tus errores, genera soluciones a las dificultades y ve con alegría al aula.

“En la escuela, el trabajo empieza por uno mismo”.

 

Hasta aquí las cinco ideas para empezar el curso con buen pie. ¿Qué ideas se te ocurren a ti?, ¿Qué tal llevas el inicio de curso?, ¿De qué formas podemos facilitar el inicio a niños y familias?

Estaré encantado y agradecido al leer tu opinión, aportación o comentario. Ah, que inicies el curso con alegría :)

 

Fotografías: Els, dorena-wm, Allan Lee, GlynLowe, Pink Sherbet Photography, Chad Cooper

9 Comentarios

  1. Perfecta síntesis y, a su vez, cada idea es un universo en si misma. Un universo complejo, un gran reto para nosotros/as. Pero reflexionar sobre ellas y dar pequeños pasos en esa dirección ya es un gran avance. Gracias Ares por ponernos en el mejor punto de partida frente al nuevo curso.

  2. Ares,muy buen comentario, todos a tener en cuenta pero creo que te falta uno importante, el más importante, o tal vez vaya inmerso en los demás…. El amor… Cuando el niño se siente amado todo fluye mejor….
    Gracias por compartir. Mariló

    • Exacto Mariló, está detrás de cada uno de los cinco puntos. Es difícil escuchar, facilitar el asombro, potenciar la diversidad, incluir a las familias o creer en uno mismo si no está el amor a los demás y a ti mismo por medio.
      Muchas gracias por el aporte.

      Un abrazo

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre