Menos juguetes, mayores beneficios

Por
Publicado el 24 de Diciembre de 2014

menos es más portadaLos niños se van desarrollando influenciados por todo lo que les rodea. Uno de los pilares de la sociedad actual es tener muchas cosas, en la infancia se ve con la cantidad de juguetes que tienen los niños a su alcance.

Los juguetes no son mas que juguetes. Los juguetes forman los ladrillos en los que se asentará el futuro de los niños. Les relacionan con el mundo y con ellos mismos, y aprenden de esas relaciones. Envían mensajes y comunican valores.

Quizá en “el juego” es en uno de esos aspectos en los que más que avanzar, hayamos retrocedido, fundamentándolo en los objetos con los que interactúa el niño en vez de tratar de desarrollar el juego por sí mismo. Si echamos la vista hacia atrás y preguntamos a los abuelos a qué o con qué jugaban, nos llevaremos sorpresas agradables. Hoy en día, rara es la habitación que no está llena de juguetes casi hasta el techo, ¿por qué? o ¿para qué? ¿Acaso tener menos juguetes significa que el niño se vaya a aburrir? ¿Es malo aburrirse?

A mi me gusta observar el juego de los niños, analizar las variables que lo condicionan. Cada vez les cuesta más jugar con poco. Y casi siempre preguntan cómo se juega con un material nuevo, en vez de investigarlo por sí mismos. Se están acostumbrando a tener juguetes “cerrados” donde se juega como dice “la caja”, donde un uso distinto es incluso prohibido por los padres porque “así no se juega”.

“Jugar con menos cosas, es beneficioso para los niños”

Aprenden a ser mas creativos.

Demasiados juguetes evitan que los niños desarrollen plenamente su don de la imaginación. Dos trabajadores de la salud pública alemana (Strick y Schubert) llevaron a cabo un experimento en el que convencieron a un aula de una escuela infantil a eliminar todos sus juguetes durante tres meses. Aunque el aburrimiento ocupó las etapas iniciales del experimento, los niños pronto comenzaron a utilizar los recursos de su entorno y la imaginación para inventar juegos. Dicen que la escasez agudiza el ingenio.

menos juguetesDesarrollan más su capacidad de atención.

Cuando se introducen demasiados juguetes en la vida de un niño, su capacidad de atención comienza a sufrir. Un niño rara vez aprende a apreciar plenamente el juguete que tiene delante de él cuando quedan un sinfín de opciones en la estantería. Además, una característica de los niños pequeños de las nuevas generaciones es que pasan tiempos muy cortos experimentando con un material. Todo su mundo es rápido, las animaciones que ven en la televisión suceden hechos uno tras otro, a una velocidad muy rápida.

Tienen mejores habilidades sociales.

Niños con menos juguetes aprenden antes a desarrollar las relaciones interpersonales con otros niños y adultos. Aprenden el toma y daca de una buena conversación. Y los estudios han atribuido a amistades generadas en la infancia mayores posibilidades de éxito tanto académico como en situaciones sociales en la edad adulta.

Aprenden a cuidar y valorar las cosas.

Cuando tienen demasiados juguetes, es normal que los cuiden poco. No van a aprender a valorarlos si siempre hay un reemplazo a la mano. Si un niño está dañando siempre su juguete, aléjelo de él; lo aprenderá rápidamente.

Desarrollan más amor por la lectura, la escritura y el arte.

Menos juguetes permiten a los niños amar los libros, la música, colorear y pintar. Y un amor por el arte le ayudará a apreciar mejor la belleza, la emoción y la comunicación en su mundo.

colaborarSe vuelven más hábiles.

En el colegio, a los alumnos no sólo se les da la respuesta a un problema, sino que se les dan las herramientas para encontrar la respuesta. En el juego se puede aplicar el mismo principio. Menos juguetes generan niños más resolutivos, que resuelven los problemas utilizando los materiales que tienen más a mano. Y el ingenio es un regalo con un potencial ilimitado.

Discuten menos entre ellos.

Esto puede parecer raro. Los padres creen que al tener muchos juguetes, se darán menos conflictos entre los niños porque hay más opciones disponibles. Sin embargo, suele ocurrir todo lo contrario. Los hermanos se pelean por los juguetes. Y cada vez que aparece un nuevo juguete en la relación, tienen una razón más para establecer su territorio frente a los demás. Por otro lado, los hermanos con menos juguetes se ven obligados a compartir, colaborar y trabajar juntos.

Aprenden a ser perseverantes.

Los niños que tienen muchos juguetes, se rinden muy rápido. Si están jugando con algo que no pueden entender, lo dejan y cogen otro. Tener menos juguetes a su alcance les hacen más perseverantes, pacientes y determinantes.

Se vuelven menos egoístas.

Los niños que consiguen todo lo que quieren creen que pueden tener todo lo que pidan. Esta actitud les conduce a un estilo de vida poco saludable (e inapropiado). Hemos pasado del “se lo voy a pedir a mis padres” al “mis padres me lo van a comprar“.

Se relacionan más con la naturaleza.

Los niños que no tienen una habitación llena de juguetes, son más aptos para jugar al aire libre y desarrollar un profundo aprecio por la naturaleza. Richard Louv ya nos advirtió en su reflexión sobre Trastorno por déficit de naturalezalos niños de hoy ya no pueden tener los pies llenos de barro, correr hasta horizontes lejanos, colgarse de un árbol o recrear mundos con lo que hay disponible en la naturaleza”

Aprenden a estar satisfechos fuera de la juguetería.

La verdadera alegría y la ilusión nunca se encuentran en los pasillos de las tiendas de juguetes. Los niños que han sido criados pensando que se puede comprar con dinero la respuesta a sus deseos, se han creído la misma mentira que sus padres.

 

En conclusión

No soy una persona anti juguetes, soy pro infancia. Debemos encontrar la mejor estrategia para que los niños puedan disfrutar de cada uno de sus juguetes. Quizá si ya tienen muchos, se los debemos racionar. Yo tengo el aula llena de materiales, pero intento usar un número determinado de cosas en cada momento. Lo que les transmitimos hoy nos devolverán en el futuro, es una especie de inversión. Como otros temas que hemos tratado en ALAYA, este aprendizaje es complicado, cada uno toma lo que puede gestionar. Al final, parece que tener más no es mejor.

Fuentes Imágenes usuarios de flickr S. Yodo Visit Greenwich daystar297 neonzu1 | Texto original Joshua Becker

Pablo Ruiz Boj

Pablo Ruiz Boj

Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).
Pablo Ruiz Boj

Latest posts by Pablo Ruiz Boj (see all)

31 comentario/s en Menos juguetes, mayores beneficios
    • natii
    • 2 Enero, 2015
    Responder

    Maravilloso artículo!! Lo compartire… Sabes de los efectos sobre los niños a tener al alcance de la mami tecnología a tan temprana edad? Celulares, tabletas,etc???

      • Pablo Ruiz Boj
      • 2 Enero, 2015
      Responder

      Hola Natii, gracias por tu comentario. En breve publicaremos un artículo sobre el efecto de las pantallas en los niños.

    • Lilí
    • 3 Enero, 2015
    Responder

    Bella reflexión. “pro infancia” que buen término, todo en pro de la infancia es en pro de una mejor sociedad, definitivamente, la relación entre las personas pequeñas, adultas, viejas, familia, amigos colegas es una de las particularidades a detenernos para ser y crecer mejor.

      • Pablo Ruiz Boj
      • 6 Enero, 2015
      Responder

      Lilí, eso es lo que pensamos desde Alaya, todo en pro de la infancia revertirá en la sociedad

    • Jose
    • 5 Enero, 2015
    Responder

    Yo soy un niño de 63 años que juega con otro de 2; tu artículo es de lo mas real, totalmente acertado.

      • Pablo Ruiz Boj
      • 5 Enero, 2015
      Responder

      Gracias Jose, de mayor quiero mantener mis ganas de jugar igual que tú.

    • Patricia
    • 5 Enero, 2015
    Responder

    Muy bien el artículo. Desde este verano estoy en esta línea de pensamiento más si cabe, gracias también al libro “Educar en el asombro” (pongo comillas porque no sé cómo subrayar aquí, lo siento) de Catherine L’Écuyer, que por suerte me regalaron. Gracias a los que alzáis esas voces sensatas.

      • Pablo Ruiz Boj
      • 5 Enero, 2015
      Responder

      Gracias Patricia. Nombras un libro que a nosotros también nos regaló otra forma de mirar, como decía #en5líneas, Mirar con ojos de niño

  1. Pingback: Los mejor del 2014 | Alaya Difundiendo Infancia

    • Mar
    • 12 Enero, 2015
    Responder

    La verdad es que estoy totalmente de acuerdo. Los juguetes son solo juguetes y por más que tengan no serán más felices. Yo educó desde las vivencias en familia y amigos ( excursiones, paseos, explorar, teatros, playa,cine, picnic en cualquier parte, campo y si observas bien esas caras, ellos mismos te contestan.

      • Pablo Ruiz Boj
      • 14 Enero, 2015
      Responder

      Eso es, Mar, tener más no significa ser mejor

  2. Pingback: Sin batería | huellas y sombras

    • Leticia Ferraris
    • 14 Enero, 2015
    Responder

    Gracias, publique su articulo en nuestra pagina del Kinder , nos gusta mucho…sigan publicando..

      • Pablo Ruiz Boj
      • 14 Enero, 2015
      Responder

      Leticia, gracias por compartir el artículo, ¿Cuál es la dirección de la página de vuestro Kinder?

  3. Pingback: No tiene pilas… | Alaya Difundiendo Infancia

    • Inmaculada
    • 16 Enero, 2015
    Responder

    Magnífico artículo!!!
    Pude comprobar en un Centro Infantil que el juguete preferido por los niños era una caja llena de trozos de maderas que nos había regalado un carpintero de los restos de sus trabajos.

  4. Responder

    me encantó el artículo, los juguetes que hay ahora no son para nada didácticos, se rompen enseguida y no se sabe bien para qué sirven…y también agregaría menos tele y/o tablets !! te pido prestado el artículo para mi blog si no te molesta, gracias!

      • Pablo Ruiz Boj
      • 30 Enero, 2015
      Responder

      Gracias Katherine. Sobre las tablets y demás pantallas estamos preparando algunos artículos.

    • Mariajo
    • 16 Febrero, 2015
    Responder

    Estoy totalmente de acuerdo con el artículo. Gracias!. Yo tengo un problema con los juguetes: no les compro muchos juguetes, pero se los regalan! hay tal avalancha de juguetes en el mercado, que ya ni siquiera hay que comprar, para mi lo difícil es decir NO a las mamás amigas y no tan amigas que quieren deshacerse de los juguetes de sus hijos…

    • sandra
    • 8 Abril, 2015
    Responder

    Excelente cronica, la verdad es que me identifico con esto, y veo que lo estoy haciendo con mi hijo, que bueno encontrar un espacio como este donde podemos encontrar informacion para educar y enseñar a nuestros hijos…

    • Carmen Lucila Huaman Enriquez
    • 12 Abril, 2015
    Responder

    Magnifico articulo, interesante. Espero que pronto publiques algo sobre efectos del uso de celulares y otros en los niños.

    • Teodoro Canales Romero
    • 14 Abril, 2015
    Responder

    Interesante el artículo. Lo mismo debe ocurrir con los adultos, cuanto menos se tiene, más ingenio para resolver los problemas; en los materiales menos apreciados se le encuentra un valor nuevo o utilidad.

  5. Pingback: Gabonetako jostailuak aukeratzeko gomendioak | Prebentzioa - Zarautz

  6. Responder

    Lindísimo artículo! Lo compartimos en la página del Instituto de Investigación y Formación en Juego y en la otra página dirigida a padres Acompañando Madres y Padres. Compartimos totalmente esta mirada no sólo en lo familiar, sino que es importante también en ambientes educativos y terapéuticos!! Gracias por este aporte. Saludos.

    • R-FuOl
    • 9 Diciembre, 2015
    Responder

    Buen articulo. Pero a mi que siempre me gusta cuestionarme todo, podría decir algo sobre cada uno de los puntos que destacas.
    En muchos de los puntos hablas de exceso de juguetes, si, malcriar a un niño y darle un exceso de juguetes puede acabar aburriendo y no apreciar los objetos, empobreciendo sus habilidades/capacidades.
    Pero también hay juguetes que potencian su creatividad, su capacidad de atención, algunos juguetes les pueden ayudar en trabajos cooperativos, por lo tanto, sus habilidades sociales. También hay juguetes que implican la escritura y el arte incluso algunos juguetes que les puede ayudar a resolver conflictos entre ellos, entendiendo los conflictos como algo positivo y que te ayuda a avanzar. Algunos también, son juguetes que se pueden utilizar en la natura….

    Pero si una cosa si es del todo cierta, es que “Los niños que han sido criados pensando que se puede comprar con dinero la respuesta a sus deseos, se han creído la misma mentira que sus padres.”

    Todo es saber encontrar un termino medio. Los juguetes han existido desde hace miles de años. La cuestión es encontrar el juguete idóneo, que potencie sus capacidades y habilidades, al mismo tiempo, de una forma lúdica y divertida.

    Pd: También me gusta ser cuestionado ;p

      • Pablo Ruiz Boj
      • 9 Diciembre, 2015
      Responder

      Entiendo lo que dices. Podemos ir al origen de los jueguetes… Algo así como materiales que ayudaban al niño a jugar. Como bien dices, hay juguetes que pontencian muchas capacidades o habilidades, que le ayudan al niño a llenar huecos que tiene vacíos… Pero si le damos al niño todos esos jugeutes que propones, ¿crees que le beneficiará tanto? Yo creo que para cooperar o jugar en grupo, tienes que estar en un grupo (no necesito un objeto), es más, quizá la dependencia del objeto le haga incapaz de cooperar si no es a través del juguete; para potenciar la creatividad me bastan un palo y una piedra del suelo (veo que demasiadas veces se relaciona creatividad con manualidades, cuando la creatividad va mucho más allá); para que un niño se centre, necesita que le motive aquello que mira, si quien está al otro lado es una persona, tiene más posibilidades de encontrar algo que le llame la atención que si hay un objeto…

      Me estoy enrollando más de la cuenta. Respeto tu opinión. Y te pregunto, cuando le das esos materiales de juego que parecen tran estrucuturados ¿qué le estás quitando?

        • R-FuOl
        • 9 Diciembre, 2015
        Responder

        Vamos a ver… Es que claro, aquí entrando en términos mas específicos, si analizamos la palabra “juguete”, se puede llegar a ver muy diluida según cada uno interprete su significado…

        Para mi un juguete, es un objeto el cual un niño (o no tan niño) interactue con el de forma que se divierta, pueda desarrollar sus distintas capacidades (sociales, comunicativas, manipulativas, etc.) y que aprenda. Evidentemente, puedes desarrollar todas estas capacidades sin la necesidad de dicho objeto, pero también se puede usar como erramienta.

        De echo tu hablas de palos y piedras, que según mi concepto, se podrían considerar perfectamente un juguete. Pero por el simple echo de la sociedad que vivimos, este palo y esta piedra, los hemos transformado en otros objectos. No sé si te transmito mi idea…

        Por eso te replico, que en mi opinión como joven que hace poco jugaba con ellos, no necesariamente le quitas “nada” al darle un buen juguete :)

    • BEATRIZ S URREA
    • 7 Junio, 2016
    Responder

    Excelente articulo,resalta la importancia de tomarse el tiempo como adulto para reflexionar que estamos generando en los ninos y ninas del manana.Muchas veces encontramos padres preocupados por complaser a sus hijos y dan todo lo que ellos piden ,sin darse cuenta lo que esto implica en su formacion .
    Estoy de acuerdo en que la infancia de hoy requiere acompanamiento diferente y esto incluye el uso de los juguetes.
    Saludos

    • Carmen Lucila Huaman Enriquez
    • 15 Julio, 2016
    Responder

    Es cierto menos juguetes te hacer creativo, maravilloso articulo.

    • Jennifer
    • 26 Febrero, 2017
    Responder

    Si he considerado no comprar tantos juguetes a mi hija cuando la tenga y creo q 3 esta bien x año . Cosas grandes con sonidos multisensoriales

Déjanos un comentario ;)

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options