Flickr. Ken Nikerson

“Me encanta ir a trabajar. Por el camino voy pensando en todas las cosas que voy a hacer y más aún, con la intriga de qué sorpresa tendré hoy. Cuando llego a la puerta y empiezo a ver a mis compañeros la emoción ya casi es indescriptible, sobre todo los lunes pues tenemos tantas cosas que contarnos. Raro es el día que no entramos corriendo como si no tuviésemos siete duras horas por delante.

Es cierto que el jefe a veces es un poco gruñón y no siempre me entiende cuando le hago alguna propuesta pero todo lo que hace es por mi bienestar y el de mis compañeros. Esos son otro cantar. Están los mejores amigos de mi vida, pero también alguno al que no entiendo, otros que parece que no están y los que se intentan aprovechar de mis esfuerzos, que mal llevo eso.

“Tengo suerte de ir a trabajar”

Lo que más me gusta es que tengo una libertad increíble para hacer cosas, para mostrar mis ideas y plasmarlas con muchas técnicas.

Es verdad que muchos días me llevo el trabajo a casa pero no puedo contradecir el refrán “Nunca te acostarás sin saber una cosa más”.”

Muchos padres, madres, abuelos le dicen a los niños que ir al colegio es su trabajo igual que ellos van a trabajar a otro sitio, sólo espero que al menos su pensamiento sea parecido a esto. En nuestras manos está.

8 Comentarios

  1. Lo leo y me acuerdo de cuando decidiste estudiar para maestro. Te hacia ilusión, encontraste aquello q te gustaba y lo expresabas. No pierdas nunca esa sensación, los niños te lo agradeceran cada dia por mucho q crezcan y esa es la mayor recompensa. Es tu vocación y ellos son el futuro. Emocionada y tremendamente orgullosa.

  2. Muchas gracias a todos. Os invito a que releais el artículo como si fuese un niño el que os lo estuviese contando. ¿Suena descabellado?, ¿es imposible?, ¿es el colegio el trabajo al que tienen que ir los niños? ¿no pasan una jornada laboral completa?

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre