juegos arriesgados“Ten mucho ojo” es nuestro lema familiar. Yo soy la madre que se asoma para ver a su hijo de cinco años colgado como un mono en la barra del parque. Entonces, ¿cómo de embarazoso resulta ver la investigación y la declaración de posición sobre el juego activo al aire libre en la Revista Internacional de Investigación del Medio Ambiente y Salud Pública? Se dice que los niños necesitan “juegos arriesgados” (que incluye escalar y saltar desde una altura, el juego no supervisado donde un niño podría perderse, lanzarse en bicicleta por una colina, jugar con cuchillos, o jugar cerca del agua o acantilados). Añade que los niños que juegan así, mejoran su tiempo de reacción en la detección de riesgos, aumentan su autoestima y es menos probable que, cuando sean adolescentes, tomen riesgos relacionados con el sexo y las drogas.

Un estudio inglés encontró que, mientras que el 86% de los niños entre 7 y 11 años iban solos a la escuela en los 70, la cifra se redujo a un 25% en 2010.

Un estudio canadiense encontró que el 81% de los padres de niños de 10 a 12 años estaban preocupados por “el peligro de los extraños”, pero los investigadores señalan que las probabilidades de secuestro por un desconocido son de una entre 14 millones. Los riesgos graves de parques infantiles (es decir, cabezas atascadas y estrangulamiento por equipamiento, cuando los parques solían tener cuerdas). Dos grandes estudios de Nueva Zelanda con casi 31.000 niños reportaron que en dos años y medio no hubo ni fracturas de cabeza o columna en los accidentes de parques infantiles. Huesos rotos (en su mayoría parte superior del brazo) pueden suceder, pero son raros – el estudio de Ottawa reporta un promedio de 1,5 lesiones por cada 10.000 horas de juego. Así que ¿va a dejar a su hijo jugar sin supervisión?

Juegos como saltar desde una altura o dejar que un niño se pierda contribuyen a la autoestima y puede reducir los riesgos que asumen en la adolescencia – y evita el sedentarismo, que puede conducir a la obesidad y las enfermedades crónicas

La Solución

Llamé al autor de la declaración, Mark Tremblay, para decir que los padres, comprensiblemente, no quieren correr riesgos con sus hijos. Bueno, no puso a su hijo en un coche – que es el lugar más común para que un niño muera“, dijo con severidad. Él cree que estamos obsesionados con eventos extraordinariamente raros. Los padres tienen que tener una visión equilibrada de esto. Su hijo en casa tiene 500 veces más probabilidades de conocer a un extraño (Internet tiene muchos acosadores cibernéticos). Los niños no desarrollarán la capacidad de recuperación sin conseguir un poco de dolor y volver de nuevo “.

La evidencia sugiere que los niños auto-regulan su juego en función de los riesgos. Un estilo de vida sedentario podría evitar que se disloquen los hombros, pero les conduce a la obesidad y las enfermedades crónicas en la edad adulta.

Tremblay cree apasionadamente que jugar sin supervisión exterior conduce a una mejor autorregulación y salud psicológica. Incluso hay un término para los niños sobreprotegidos: trastorno por déficit de riesgo. Tremblay sugiere que los padres se destetan a sí mismos primero dejando que sus hijos se vayan por su cuenta durante 20 minutos (después de haber asegurado que saben cómo cruzar la calle). No hacer esto puede ser arriesgado para su salud.

Luisa Dillner. Escritora y médico, encabeza BMJ Grupo de Investigación y Desarrollo

 

Texto original The Guardian: Should I let my child take more risks?

Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre