leer cuentosSiendo consciente del lío en el que me puedo meter, en esta ocasión traigo una reflexión encontrada en una publicación de Scary Mommy donde aseguran que los niños desarrollan mejores habilidades en el idioma cuando son los padres (sí, los hombres) quienes les leen los cuentos. En otros artículos hemos leído sobre la importancia de la narración, incluso hemos entrevistado a un cuentista. Aquí me centro más en los porqués de esta afirmación tan controvertida.

La autora, Leigh Anderson, se basa en una investigación de la Universidad de Harvard que constata que los niños a los que sus papás les leyeron cuentos desarrollaron mejores habilidades lingüísticas que aquellos a los que solo sus mamás les leyeron cuentos. Si tratamos de encontrar las causas que fundamentan esos beneficios, tenemos que descartar lo que vemos, para encontrar todo lo que se esconde.

«Cuando miramos más de cerca lo que ocurría durante las interacciones de lectura del libro, encontramos que los padres utilizan un lenguaje más abstracto y complejo»

La Dr Elisabeth Duursma, autora principal del estudio, dice que cuando los padres leen el libro, suelen enlazarlo con eventos de la experiencia del niño: «Por ejemplo, cuando apareció una escalera en el libro, muchos padres mencionaron la última vez que habían utilizado una escalera para subir a la azotea o que la usaron para su trabajo. Las madres no hicieron esto. Las madres se enfocaron más en los detalles en el libro, como contar objetos o identificar los colores«.

El estudio hace hincapié en las diferentes maneras en que madres y padres interactúan con los hijos. Nosotros ya conocemos esas diferencias, que van en ambos sentidos. Sabemos, desde que el hombre cazaba mamuts, que el padre nos lanza por la vida y la madre nos acoge cuando nos lastimamos, vemos cómo los niños juegan a pelearse con papá y cómo realizan actividades más tranquilas con mamá. Características que llevamos en el ADN.

Leigh finaliza el artículo hablando de la evolución de los roles durante las últimas dos décadas y cómo ahora empieza a haber un reparto más equitativo, beneficiando la conexión papá-mamá, papá-criatura, mamá-criatura.

Es genial tener la confirmación científica sobre algo que probablemente la mayoría de las familias ya saben: Los niños se benefician de la crianza de los papás también.

 

Fuentes imagen cabecera | texto original |

 

 

 

 

Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre