Creando zonas de juego y experimentación

Por
Publicado el 13 de julio de 2016

Muchas veces en el colegio buscamos crear diferentes formas de facilitar y motivar el aprendizaje que se salgan un poco de lo habitual, incluso que se salgan de los espacios conocidos. A lo largo del curso hemos realizado muchas propuestas pero hay tres que me gustan especialmente y querría destacar.

Creando espacios 2Pintar a Matisse.

Nos propusimos llevar varios artistas al aula a lo largo del curso y uno de ellos fue Henri Matisse. Uno de los primeros y grande artistas del arte moderno que pintaba por igual con pincel que con tijeras y mostró la importancia del uso del color como base de una obra.

Para esta propuesta construí en el aula un telón grande y proyecté la imagen de un cuadro muy famoso y sobre el que habíamos estado conversando días anteriores, viendo a ver qué veían los niños en esa obra. Vimos “Nu Bleu”, y algunos niños veían una mujer, otros un hombre, otros un dragón y algunos un monstruo.

La única consigna que tenían era disfrutar de la propuesta e intentar no pintar a los compañeros.

Después conversamos cobre cómo lo habían visto y si les había gustado. El sentimiento general fue muy bueno y les encantó sentirse como auténticos pintores ante un cuadro.

“Tenemos que ver toda la vida como si fuéramos niños”

Creando espacios 5Laberintos de cartón.

Para esta propuesta estuvimos pidiendo cajas de cartón a las familias durante más de un mes. Los niños nos preguntaban de qué tamaño y les decíamos que grandes, enormes, de ascensor a ser posible y si no de televisión o frigorífico. Las más pequeñas, las de fruta que son de cartón muy duro.

Poco a poco conseguimos tantas como creíamos necesitar.

En esta ocasión fuimos nosotros los que construimos y utilizamos el material para ofrecerles a ellos un espacio que modificar y en el que interactuar con total libertad.

Sin duda alguna fue una propuesta que les gustó a todos los niños que pasaron por allí desde los 2 años hasta los de 5.

Para todos fue divertido recorrer los caminos de un lado a otro y vuelta a empezar, solos y acompañados, jugando a ser ellos mismos, animales u otros distintos.

Creando espacios 8Colores en la oscuridad.

Esta actividad era un clásico en el primer ciclo. La realizábamos varias veces al curso pues nos encantaba los resultados que daba, cómo los niños interactuaban y generaban cambios en el espacio buscando opciones, atentos a las variaciones que se daban y a cómo afectaba la luz y las sombras.

En esta ocasión pedimos botellas transparentes de diferentes tamaños. Para obtener los diferentes colores utilizamos papel pinocho que al mojarse se destiñe.

Al igual que con la propuesta anterior, preparamos el material y lo dispusimos en el espacio de manera que los niños directamente llegasen y tuvieran la sorpresa del espacio a oscuras, con diferentes puntos de luz y colores que destacaban.

Pese a la complejidad de las características del espacio, la curiosidad innata les hizo meterse de lleno sin prestar atención a sus posibles miedos a la oscuridad o a chocarse.

En esta ocasión usaron el material niños desde 1 a 4 años y para todos fue un aprendizaje, para todos tuvo algo nuevo que descubrir.

Sergio Pfoertzsch Biet

Sergio Pfoertzsch Biet

Diplomado en Educación Infantil y Psicomotricista en Práctica Psicomotriz Educativa Aucouturier. Trabaja como tutor en el segundo ciclo de Educación Infantil del Colegio Cristo de la Guia (Madrid, España).
Sergio Pfoertzsch Biet

Latest posts by Sergio Pfoertzsch Biet (see all)

¿Te ha parecido interesante? Puedes escribir un comentario justo aquí abajo ↓

Deja un comentario

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options

Send this to friend