despidiendo 05La Escuela Infantil Tiritas, gestionada por Grupo WorkandLife, vive con intensidad un Proyecto Educativo muy especial basado en el juego y el protagonismo del niño y que cuenta con una peculiaridad, se encuentra en un entorno laboral ayudando a conciliar la vida de los empleados del Hospital Universitario de Alcorcón.

Después de superar la separación de mamá al comienzo del curso escolar, el aula de bebés celebra el final de un año juntos. Un año lleno de vivencias, lleno de conquistas y logros, lleno también de dificultades. Mirando a los niños con la admiración que merecen, observamos este fin de curso como un gran acontecimiento. Para despedirnos lo hacemos todos juntos, en comunidad y porque las dificultades y las conquistas también son de todos, familias y educadores además de los niños.

La Escuela propone un espacio simbólico de juego, donde los adultos se “mezclen” con la infancia en ese punto de encuentro común que representa el juego y lo lúdico. Este espacio construido para el juego, también lo cargamos de metáforas, de realidades que han estado presentes durante el curso. Este espacio representa el NIDO, encuentro de contención para que posteriormente pueda ser de expansión, espacio de acogimiento, ternura, abrigo, protección… como lo ha sido durante este tiempo el aula de bebés. El nido se nos muestra como metáfora del refugio, que reposa para después nacer a la vida. Como nos gusta decir, en el aula de bebés vamos desarrollando todas las capacidades para descubrir “estar y ser en la vida”.

despidiendo 04

 

El papel se nos muestra como elemento y material que durante el curso nos ha ayudado a experimentar a través de diferentes actividades. Durante la fiesta de fin de curos nos sirve para integrarnos dentro de la despidiendo 01realidad de la infancia devolviéndonos a nuestra época más remota para compartir esta experiencia con nuestros hijos. El nido y el papel nos congregan con el deseo de dejar un recuerdo duradero de una Escuela que nos acoge y protege, que nos abraza y nos deja libres, que nos mira con asombro cada jornada y donde hemos pasado un tiempo sin tiempo. En definitiva, un espacio que alberga, sin intenciones y con total confianza, un verdadero SEGUNDO HOGAR.

De este modo despedimos un curso compartiendo y abriendo la Escuela a todos los que la formamos. Nos despedimos desde la valoración más profunda a la infancia y a su manera de ser y estar en el mundo. Nos despedimos para volver a retomar en un tiempo próximo todos los intereses que quedan pendientes y también para volver con más fuerza después de las vacaciones.

 

Nuestra Escuela, como siempre, permanece con sus puertas abiertas.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre