huerto escuela infantil

espacio educativoLa vida está en todos los escenarios posibles de la escuela. La huerta es uno de los muchos escenarios que potenciamos porque nos devuelve sin esfuerzo los ingredientes básicos para un aprendizaje significativo: motivación, interés y hacer uno mismo, todos ellos regados con grandes dosis de emoción.

Todos quieren ir a la huerta, cada una de las actividades relacionadas con este espacio están llenas de expectativas para pequeñas y pequeños: la llegada del tractor para remover la tierra, la recogida de plantas y semillas que vincula una vez más a las familias con el centro, sembrar, regar y sobre todo después del trabajo desarrollado en el último trimestre de curso, recolectar.

Es el mes de septiembre el que más frutos nos devuelve, además de las judías, el maíz, los tomates, los pimientos, las fresas, las berenjenas,…que son visibles (niñas y niños del último curso los vieron crecer), nos llena de actividades muy interesantes la jornada: desgranar el maíz, desenvainar las habas, saborear tomates y fresas, compartir, descubrir,…, están los otros frutos, más invisibles pero poderosos, los que ayudan a establecer vínculos en pleno período de familiarización a la escuela infantil. Para las niñas y niños que comienzan la escuela, visitar la huerta, regar y coger los frutos para llevar a casa les ayuda en este proceso de adaptación, que se convierte de esta manera en un puente seguro donde la escuela ofrece alternativas cuando se cruza.

1 Comentario

  1. Me parece maravilloso trabajar con los contenidos de Huerta,donde Se puede utilizar varios temasO sea contenidos transversales

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre