Inglés-plástica-infantil

Por
Publicado el 8 de febrero de 2017

Todos los días comienzan de la misma manera, con ganas por ir a trabajar y comenzar una nueva jornada. Con ganas de ver a los niños e intercambiar ideas de lo que se puede hacer en el aula y de lo que hemos hecho.

En mi caso soy el profesor que habla raro, al que no entendían cuando les pedía las cosas y jugaban a intentar adivinar a qué me refería el curso pasado en 3 años. Este año ya va siendo distinto soy Sergio, el profesor de Inglés, no hablo raro es que el inglés es así y lo mejor de todo, nos vamos entendiendo aunque siguen jugando a ver quien me traduce.

No sólo les motiva experimentar sino que además prestan mucha atención y viven sensorialmente el aprendizaje del inglés

El caso es que siendo castellano parlante, tener que pensar y hablar toda la jornada en inglés se hace difícil por momentos y pone en jaque las herramientas a través de las cuales trabajar en el aula. Para mí una de las más fáciles, si no la más cercana a los niños es la plástica. Para trabajar conceptos concretos, colores, situaciones espaciales, orientación me ha servido de gran ayuda pues no sólo les motiva experimentar sino que además prestan mucha atención y viven sensorialmente el aprendizaje del inglés.

Este año hemos creado un árbol en clase. Una familia nos ofreció traer turulos de cartón de diferentes tamaños y grosores, y es un material que me fascina, ya le escribí una oda y todo, así que fue acumulándose hasta que vimos las posibilidades reales.

El árbol nos permitía trabajar sus partes, tamaños, las estaciones, los colores y muchas cosas más.

Si se pinta todos juntos nada es de nadie, todo es de todos, se comparte, se habla y colaboramos creando

Estaba claro el cómo construirlo, pero no es lo mismo el cómo personalizarlo. Con la llegada del otoño había que darle un toque distinto, había que cambiar los colores de las ramas, las hojas y les propuse a los niños dos opciones: pintar en sus sillas cada uno un número determinado de piezas o pintar todos juntos. ¡TODOS JUNTOS!. Expusimos las dificultades y las normas que regirían la actividad. Si se pinta todos juntos nada es de nadie, todo es de todos, se comparte, se habla y colaboramos creando. Respetamos el trabajo del otro.

Para darle un toque de dificultad y trabajar la concentración y la toma de decisiones colgué el material de una cuerda. Esto les hacía tener muy claro la elección de colores, ser conscientes de que se manchaban y no pasaba nada, pintar al mismo tiempo el mismo objeto unos al lado de otros.

Fue una actividad preciosa, por el proceso y el resultado. El durante fue armonioso, los niños hablaban y se escuchaban unos a otros, se llamaban y pedían ayuda, era como un baile. El resultado fue bello, por la combinación de colores, porque se veía que había habido colaboración.

Con la llegada del invierno los niños dijeron que había que plasmarlo en clase también y había que sustituir las ramas y las hojas.

Volví a plantear si preferían de manera individual o en conjunto y volvieron a pedir pintar juntos.

Desde el primer momento recuperaron el diálogo, el deseo por crear juntos y de nuevo surgió la armonía.

P.D. A la hora de pintar acabaron muchos y muchas con el pelo pintado y cuando sus madres o padres preguntaban la respuesta generalizada era “sí, me ha pintado X sin querer, da igual, en la ducha se va”

Sergio Pfoertzsch Biet

Sergio Pfoertzsch Biet

Diplomado en Educación Infantil y Psicomotricista en Práctica Psicomotriz Educativa Aucouturier. Trabaja como tutor en el segundo ciclo de Educación Infantil del Colegio Cristo de la Guia (Madrid, España).
Sergio Pfoertzsch Biet

Latest posts by Sergio Pfoertzsch Biet (see all)

1 comentario/s en Inglés-plástica-infantil
    • Rosi
    • 19 febrero, 2017
    Responder

    Una actividad genial, verdadero trabajo en equipo.
    Una duda, ¿cómo has colocado el matetial en la cuerda?
    Un saludo

Déjanos un comentario ;)

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options