El valor de cada uno

Por
Publicado el 1 de Marzo de 2017

Desde que Goleman nos mostró su teoría sobre la inteligencia emocional, hemos ido viendo día a día infinidad de ejemplos sobre cómo trabajarlo tanto a nivel educativo como a nivel familiar. Dentro de esa explosión emocional, a mi me gusta trabajar en profundiad el valor que tiene cada persona por ser quien es.

Decía Jose María Toro en su libro Educar con co-razón que en el aula, todo es importante. En este ir y venir que caracteriza el mundo adulto, los profesionales del aprendizaje solemos perdernos bellos momentos mágicos que nos regalan las criaturas. Es bueno que tengamos presente un recordatorio para mirar a otra velocidad,

A los niños pequeños (3-6 años) les resulta muy sencillo hablar de sí mismos, decirse cosas que les gustan mucho o que les desagradan algo. Según vamos creciendo, nos es más complicado encontrar nuestras virtudes, frente a la facilidad de ver los defectos. Siempre recurrimos al otro para que nos cuente lo que ve. Y cuanto más igual es a nosotros, más verdad damos a su criterio.

¿Por qué y para qué?

Porque todos somos importantes, porque somos diferentes y esas diferencias son las que nos hacen ser únicos. Porque para que el sistema funcione, las relaciones sanas en ambos sentidos deben alimentarlo. Y el mejor combustible son las emociones. Gracias a esta propuesta, todos los niños se sienten únicos y unidos, valorados por el otro.

Al final de la jornada, el ayudante (que va rotando cada día), dice algo que le gusta de cada uno de sus compañeros de clase. Cuando comenzamos el año, la mayoría de calificativos eran sencillos: “es mi amigo”, “juega bien”,… Según hemos ido avanzando el curso, ya profundizan más: “ayuda a los que se caen”, “un día se dio cuenta de que estaba llorando”, “cuando estoy solo viene a jugar conmigo”… Al final de la semana, cada niño ha recibido un valor bueno que los demás ven en él. Todos se sienten valorados.

 

Eres una maravilla

Cada segundo que vivimos es un momento nuevo y único del universo, un momento que jamás volverá… (…)

¿Cuándo les enseñaremos [a los niños], además, lo que son?

A cada uno de ellos deberíamos decirle: ¿Sabes lo que eres? Eres una maravilla. Eres único. Nunca antes ha habido ningún otro niño como tú. Con tus piernas, con tus brazos, con la habilidad de tus dedos, con tu manera de moverte.

Quizá llegues a ser un Shakespeare, un Miguel Ángel, un Beethoven. Tienes todas las capacidades. Sí, eres una maravilla. Y cuando crezcas, ¿serás capaz de hacer daño a otro que sea, como tú, una maravilla?

Debes trabajar –como todos debemos trabajar- por hacer el mundo digno de ellos.

Pablo Casals

 

 

 

 

Pablo Ruiz Boj

Pablo Ruiz Boj

Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).
Pablo Ruiz Boj

Latest posts by Pablo Ruiz Boj (see all)

¿Te ha parecido interesante? Puedes escribir un comentario justo aquí abajo ↓

Deja un comentario

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options

Send this to friend