Los sueños son algo inherente al ser humano. Según vamos creciendo van cambiando nuestros sueños, pasamos de aquello que deseamos ser, de un lado fantástico a lo que nos gustaría tener, o con lo que nos gustaría disfrutar.

Dentro del aula se juntan muchos sueños, muchas ilusiones. Se dan cita los sueños de los niños pero también los del maestro.

En nuestras manos está conseguir que cada día los niños vayan formulando sus deseos y poco a poco los vean cumplidos. Que en nosotros tengan un soporte para conseguir sus sueños y no limitaciones.

Como dice el Doctor Orschansky “El niño es la potencialidad infinita”

Ares nos contaba que hay que dejar salir los genios que los niños llevan dentro.

Cada vez más gente, más personas creen en las capacidades intrinsecas de cada individuo. Vemos las diferencias de cada uno y que eso nos hace especiales.

No hay nada más bonito que ver la cara de felicidad al conseguir realizar un sueño a alguien a quien aprecias.

 

Sergio Pfoertzsch Biet
Diplomado en Educación Infantil y Psicomotricista en Práctica Psicomotriz Educativa Aucouturier. Trabaja como tutor en el segundo ciclo de Educación Infantil del Colegio Cristo de la Guia (Madrid, España).

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre