El aula: espacio de diálogos

Por
Publicado el 6 de septiembre de 2017

No sé quién fue la primera persona a quien se lo escuché, pero cada vez lo tengo más presente:

el maestro dispone y el niño propone

Hace un año, compartí con vosotros lo que significaba para mí el periodo de adaptación, que se iniciaba con la toma de conciencia cuando el maestro recibía “la lista de la clase“. Es en ese momento en el que empieza a diseñar, cual arquitecto, el entorno en el que surgirá parte de la magia.protagonista del diálogo

En esa propuesta, el niño es el protagonista y el interlocutor principal de los diálogos que se dan en el centro educativo:

  • diálogo familiar
  • diálogo con los objetos del entorno
  • diálogo entre iguales
  • diálogo con los adultos del ámbito educativo

Diálogos familiares

La familia es el primer sistema de pertenencia. En la familia el niño está seguro y fruto de esa confianza se generan las conexiones, las relaciones, los diálogos. Cuando el niño se siente seguro en la familia, puede dar pequeños paseos para salir y volver a entrar y, de esta forma, alejarse en cada viaje un poco más lejos para empezar el diálogo con el entorno.

Diálogos con el entorno

Un niño sano es espontáneo, ruidoso, inquieto… necesita interactuar con todo lo que le rodea. Desde que somos conscientes que para alcanzar algo tenemos que movernos, tratamos de tocar, de coger aquello que nos llama. Al entrar el niño en el aula (gracias a la confianza que la familia deposita en el profesional), empieza a hablar con los materiales que alcanza con la mirada. A veces se quedan en ideas que no se llevan a la práctica porque son objetos lejanos, pero en muchas otras ocasiones, esas ideas se plasman en acción.

Una de las cualidades que más valoro en un niño es su capacidad para establecer relaciones entre distintos materiales: desde meter un palo por un agujero hasta  utilizar un libro como una rampa por la que deslizar una piedra, por ejemplo.

Diálogos entre iguales

PORTADA DIÁLOGOSAl principio, los niños solo ven el juguete que quieren y, cuando lo alcanzan, se dan cuenta de que hay un niño al otro lado de ese objeto. Es en este momento en el que se produce el primer contacto con un igual, el primer diálogo, que tiende a reclamar la propiedad del objeto. A partir de este pequeño paso, van surgiendo otros encuentros motivados bien por el tipo de juego que el protagonista quiere desarrollar o bien por otros intereses compartidos entre las criaturas.

Diálogos con los adultos

¿Cuándo acude el niño al adulto? Las criaturas de la manada saben que los mayores están para protegerles. Desde que llegan al mundo, los progenitores son su piel protectora ante las amenazas externas. El adulto del aula es un extraño, pero la información que tienen como especie les invita a ver al adulto que les acompaña en el aula como otro posible escudo protector. Para que esa posibilidad se haga realidad, deben establecer un vínculo con él. Ahora la piedra está en el tejado del adulto, qué debe hacer para generar ese vínculo.

Yo siempre digo que lo más complicado con un grupo nuevo es el primer mes de clase. Porque en ese escaso tiempo, criaturas y adultos medimos distancias, aprendemos a entendernos y se establecen las conexiones. En función de la calidad de esas conexiones dependerán las dinámicas que se den durante el curso.

 

imágenes de Chiquitectos

Guardar

Pablo Ruiz Boj

Pablo Ruiz Boj

Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).
Pablo Ruiz Boj

Latest posts by Pablo Ruiz Boj (see all)

¿Te ha parecido interesante? Puedes escribir un comentario justo aquí abajo ↓

Deja un comentario

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options

Send this to friend