Desayunos saludables

Por
Publicado el 8 de noviembre de 2017

¿Sabías que un estilo de vida saludable puede aumentar hasta en 10 años la esperanza de vida de una persona? ¿Y, que los hábitos de alimentación se adquieren a la edad aproximada de 8 años?

Con estos datos me gustaría escribir unas líneas que inviten a la reflexión sobre la importancia de unos buenos hábitos en la vida diaria de todas las personas y, sobre todo, en la primera infancia que es lo que nos ocupa. Una  alimentación saludable, al ser un hábito, es algo que se puede adquirir a base de constancia y paciencia, por eso creo que los momentos en los que los niños y niñas interactúan con la comida dentro de la escuela son también un momento educativo de gran importancia.

En la etapa de Infantil del colegio en el que trabajo tenemos un proyecto bastante interesante que denominamos “desayunos compartidos”. Este proyecto consiste en que cada día un niño o niña de la clase trae el desayuno para todos sus compañeros y compañeras. A pesar de que se dan unas pautas a las familias, en los últimos años habíamos venido observando que estaba aumentado considerablemente el consumo de galletas, bollos, zumos envasados y similares, cosa que no nos parecía la opción más saludable de todas.

Además, nuestro centro trabaja bajo una línea ecosocial bastante marcada, donde proyectos como el comedor escolar ecológico o los grupos de consumo empiezan a ser un pilar importante. Por esta razón, dentro del equipo surgió la necesidad de replantearnos cómo se estaban llevando a cabo los tentempiés de media mañana de nuestro alumnado.

“LO QUE COME HOY, DETERMINARÁ SU FUTURO”

Para dar claridad a este asunto y ayudarnos un poco en la orientación de las familias, una madre el centro, doctora y con amplios conocimientos sobre nutrición, nos dio una pequeña charla en la que nos ayudó, bajo un marco teórico y con datos de diferentes estudios, a desmontar algunos mitos y dar claridad a algunas dudas que se nos venían planteando. A continuación las ideas que me resultaron más significativas:

  • No hay nada que no sea sano. Lo poco sano es la frecuencia con la que se toman ciertos alimentos catalogados como ocasionales.
  • El desayuno que hacen los niños y niñas en casa tiene que ser un desayuno completo, puesto que aporta el 20% de energía del día.
  • Ojo con los cereales, pueden aparentar una opción sana, pero la mayoría cuentan con un elevado aporte de azúcares, recomendados dentro de un consumo ocasional.
  • Las galletas, magdalenas… son bollería industrial. Sácalas de los desayunos habituales.
  • De los zumos y licuados, aunque sean naturales, solo consumimos los azúcares y perdemos la fibra de las frutas. Mejor opta por la pieza de fruta entera o por un batido casero con leche y fruta triturada.
  • Olvídate de todo lo que lleve pajita. Pajita es sinónimo de poco saludable.
  • No comas mejor, deja de comer peor.
  • La fruta y la verdura disminuye las enfermedades cardiovasculares y las posibilidades de padecer cáncer.
  • Vuelve a la dieta mediterránea.
  • Pon especial atención en la base de la pirámide alimenticia, que es donde fracasamos.

Con toda la información recogida y con su ayuda creamos una lista de alimentos para facilitar a las familias la selección de los tentempiés que traerían sus hijos e hijas al colegio.

ALIMENTOS SALUDABLES

(Tomar varias porciones diariamente).

ALIMENTOS POCO SALUDABLES

(Tomar de manera ocasional)

  • Frutas variadas.
  • Fruta seca al natural (orejones, pasas, dátiles, higos…).
  • Hortalizas frescas (zanahoria, tomate, pimiento, pepino, aguacate…).
  • Aceitunas.
  • Lácteos y derivados (quesos bajos en grasa, queso de untar, yogur natural, leche, requesón, kéfir…).
  • Tortitas de maíz, arroz…
  • Batidos naturales caseros (leche y fruta fresca).
  • Frutos secos (recomendados para mayores de 5 años).
  • Empanadas.
  • Bebidas vegetales sin azúcares añadidas (soja, arroz, espelta…).
  • Hummus o similares.
  • Paté de sardinas, caballa…
  • Patés vegetales.
  • Pan, pan integral, pan tostado, picos, regañás…
  • Pan con aceite.
  • Jamón serrano, pavo, pollo…
  • Embutidos procesados  (chorizo, jamón york, mortadela, salchichón…).
  • Zumos envasados (procedentes de concentrados, altos niveles de azúcares).
  • Zumos naturales (altos contenidos de azúcares, sin la fibra)- mejor tomar la pieza de fruta.
  • Bollería industrial.
  • Sandwiches de crema de chocolate.
  • Pan de molde.
  • Sandwiches de paté.
  • Batidos industriales.
  • Galletas de cualquier tipo.
  • Magdalenas.
  • Cereales azucarados.
  • Bizcochos (se recomienda traer sólo el día del cumpleaños).

La mayoría de estos alimentos cuentan con un alto contenido de azúcares, poco recomendados para una dieta equilibrada.

Además, no podemos olvidarnos de que un estilo de vida saludable también incluye olvidarnos del sedentarismo y ser más activos/as. El deporte es un hábito, que al igual que el alimenticio, se adquiere desde pequeños/as.

Y tú, ¿te animas a replantear la forma en la que desayunan los niños y niñas que te rodean?

Si no ves bien la imagen pincha sobre ella ;)

Ana Chiverto Aguado

Ana Chiverto Aguado

Es tutora y coordinadora de Educación Infantil en el Colegio Lourdes FUHEM
Ana Chiverto Aguado

Latest posts by Ana Chiverto Aguado (see all)

¿Te ha parecido interesante? Puedes escribir un comentario justo aquí abajo ↓

Deja un comentario

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options

Send this to friend