Miedos de madre y padre

Por
Publicado el 31 de enero de 2018

Ya van siendo algunos años dedicándome a la educación, al principio en 0-3, sobre todo en el nivel de bebés. Esos primeros años me llevaron a leer mucho, a investigar y buscar esas respuestas pedagógicas que me ayudaran en el día a día. Descubrir a una nueva persona en mí al hacer el Master en PPA y la nueva forma de mirar a los niños. En ningún momento he dejado de estar abierto a nuevas corrientes, a ver el por qué surgen, de donde vienen y a qué responden. Todo esto me hizo pensar cuando supe que iba a ser padre “bueno, esto no me va a resultar tan difícil”.

Tras hablar con familias del colegio, con amigos, con mi pareja hay cosas que parecen comunes a todos.

Desde el momento en que nacieron mis hijos, mi sentir, mis emociones, se convirtieron en un tumulto de vaivén, al más puro estilo del monstruo de colores. Esa sensación que sientes cuando les ves, ese revoltijo interior que te acompaña de manera constante y asociado a ellos y que por mucho que se quiere explicar, hasta que no se siente no parece entenderse.

Pero si algo no ha dejado de pasar es la aparición de diferentes miedos racionales o no, de multitud de dudas, con el paso del tiempo y su crecimiento. Desde el momento en que nacen quieres cogerles pero tienes miedo de que se te caigan, a cogerles bien, a darles un buen sostén, si seré capaz de ajustarme a sus necesidades, ¿seré una madre (o padre) suficientemente buena? como decía Winnicott, le estaré alimentando bien, soy peor madre por no poder  seguir dando el pecho, estoy lo suficientemente presente como padre, le estoy dejando a mi hijo a una desconocida, si llora vuelvo a por él. Estos y otro muchos son los que se me ocurren hasta los 4 meses.

Pasado este tiempo surgen los miedos al movimiento, tapa los enchufes, pon seguros en las puertas, protege las esquinas, haz un test de seguridad a la casa y quita todo lo peligroso no vaya ser que se caiga, suba, tropiece, agarra, chupe, etc.

Y claro está luego llega el paso al colegio donde va a estar con otros niños, ya es grande, será capaz de estar quieta en clase, hará caso, tengo miedo de que la hagan bullying, a que no sea capaz de seguir el ritmo de la clase, a que la señalen. Mucho se habla de que cada niño lleva su ritmo pero luego son 25 en clase y no sé si la maestra los respeta a todos.

Estas dudas o incluso miedos son inherentes y sanos.

Todas estas preguntas que nos hacemos son lógicas pues no en vano hay una vida que depende directamente de nosotros y ante eso a veces llegas a dudar incluso de aquello que sabias con seguridad. No creo que haya una respuesta concreta a todas estas dudas a todos estos miedos salvo el sentirse escuchados por otras personas, el entender que en nuestra realidad tomaremos las decisiones que creamos mejores para nuestros hijos pues son el bien más preciado que tenemos.

 

Sergio Pfoertzsch Biet

Sergio Pfoertzsch Biet

Diplomado en Educación Infantil y Psicomotricista en Práctica Psicomotriz Educativa Aucouturier. Trabaja como tutor en el segundo ciclo de Educación Infantil del Colegio Cristo de la Guia (Madrid, España).
Sergio Pfoertzsch Biet

Latest posts by Sergio Pfoertzsch Biet (see all)

¿Te ha parecido interesante? Puedes escribir un comentario justo aquí abajo ↓

Deja un comentario

Change this in Theme Options
Change this in Theme Options

Send this to friend