niño pequeño espejo

En la representación escénica de la vida en guarderías y pre-escuelas hemos debatido sobre la necesidad de implantar y cultivar el cuidado y la educación de forma indisociable, indivisible y de manera complementaria. El aprendizaje, el desarrollo y la socialización articulados al cuidado, necesitan ser pensados como un cuerpo complejo de necesidades vinculadas a la fuerza de los deseos de los niños. Considerar esta complejidad no es querer alcanzar la perfección, sino calificar los diferentes detalles cotidianos en el hacer-haciendo de la docencia y realizarlas con ligereza, sutileza y  calma.

Somos herederos de una educación escolar castradora del placer, saboteadora de la infancia y encapsuladora de la vida. Sabemos que no podemos borrar el modelo escolar que hegemónicamente ha venido presentándose en la cotidianidad de las guarderías y preescolares, sin embargo podemos reescribirlo, reinventarlo y vencer los vicios que aniquilan la espontaneidad  El que está presente en lo cotidiano de las instituciones educativas o conoce las relaciones que allí se establecen, puede concordar que en la urgencia del instante, vemos que se pierde la capacidad de reflexión sobre las acciones rutinarias, colocándolas en momentos rutinarios. Todos iguales, día tras día.

Llamo la atención sobre la importancia de hacer de lo cotidiano de la docencia un viaje y no un puerto. Analizamos que el viaje da la posibilidad de encarar la vida y sus diversos acontecimientos, pues siempre trae una nueva experiencia, mientras que  el permanecer en el puerto, no posibilita aventurarse a lo nuevo, a lo diferente ni a lo simplemente extraordinario. En nuestra premisa, la vida cotidiana es nuestro viaje de todos los días, en la que necesitamos pensar y ejercer la docencia con serenidad, tranquilidad, flexibilidad, sensibilidad, inteligibilidad y ponderación.

¡La docencia y la vida son una sola cosa! Nuestros niños necesitan «vivir la escuela» y «no en la escuela». ¡Diferencia crucial! Nuestro deseo es plantar un sentimiento fértil para transformar las rutinas en vida cotidiana, pues la vida es una constelación producida por muchos sustratos.

Los pequeños detalles cotidianos, observados en el hacer-haciendo de la docencia en el recorrido diario, se constituyen en una metáfora ilustrativa de la concepción de docencia que estamos proponiendo, especialmente en una versión de proyecto de educación y cuidados en la primera infancia, en la cual se anhela hacer menos y reflexionar más. En este proyecto educativo, el profesor y la profesora, se sitúan como la persona central en la organización de las propuestas diarias, que dan vida y alimentan los aprendizajes, el desarrollo y la socialización de los niños con el repertorio cultural humano, pero ellos necesitan saber cuándo desplazarse fuera del centro y apostar por la producción libre de las culturas infantiles. Este es un proceso difícil y desafiante, es como una operación muy delicada. Este es más un trabajo de los adultos sobre ellos mismos, que con los niños o de los niños entre sí!

La esencia del arte de ser profesor de educación infantil está en percibir el tipo de ayuda que los niños necesitan. La ayuda necesaria para cada niño. Pero sabemos que no hay una fórmula general, pues la ayuda se percibe en la relación cotidiana. El modo en que el profesor y la profesora actúen y procedan en la elección de los tipos de ayuda, revelará la valiosa construcción de una comunidad con una esencia de dentro hacia fuera, a la vida.

En un proyecto educativo que cuide de que el niño sea niño, que pretenda entender al niño, nos concierne entonces:

  • Introducir propuestas, atribuir intensidad a lo que se hace y se rehace. Escuchar propuestas y valorar lo que los niños traen consigo. Ampliar el universo. Llenar vacíos y no permitir la rutinización de la vida en el día a día. Transformar las rutinas de la vida cotidiana. Interconectar, cambiar para mejorar nuestras relaciones. Plantar afectividad y cosechar afecto.
  • Potenciar las pequeñas cosas de la vida cotidiana, prestar atención a los detalles, cuidar los detalles, vivir los diferentes detalles cotidianos de la vida, penetrar en el mundo infantil, despertar para oír las voces de los niños. Percibir las múltiples infancias. Destacar un conjunto de peculiaridades que difieren en los niños de los adultos. Deleitarse , maravillarse, sorprenderse…
  • Introducir gestos de delicadeza, sutilezas y desarrollar la empatía con los niños. También entre los adultos. Mejorar la convivencia colectiva. Organizar ambientes, estructurar espacios, elegir materialidades, para cambiar comportamientos. Crear interacciones. Invitar e innovar. Ocuparse de las cosas de la vida y permitir continuidades. Disfrutar al recordar lo que se ha llevado a cabo. Transgredir. Crear. Permitirse ser autor de historias. Pensar las formas en las que los niños puedan participar en una «Pedagogía de la Participación».
  • Organizar el desayuno en el centro de una manera bonita y agradable. Utilizar otros lugares además del ambiente agitado del comedor. Traer un trapo de casa que se convierta en un hermoso mantel para un picnic. Imprimir marcas personales. Cultivar una planta en clase. Respetar a los que quieren dormir y también a los que no quieren. Tal vez, no obligar a dormir. Comprender que los niños como sujetos sociales y potentes, tal vez no quieran corresponder a las expectativas que los adultos han creado y persisten … insisten … en que los niños correspondan.
  • Poner música con sorpresa a la llegada, contar muchas historias, dramatizar con los niños y hacer del escenario de la vida un gran espectáculo. Deleitarse con las cosas simples, sin simplificar la vida cotidiana. Manipular agua y arena. Mezclar todo, hacer un pastel, cantar el cumpleaños feliz. Comprometerse e interactuar con las opciones de los niños… He aquí  varias posibilidades para enriquecer las experiencias infantiles.

Recordar siempre que las experiencias de los niños no caben en una hoja-A4.

  • Jugar siempre, dejar el tiempo pasar sin prisa, no mirar el reloj, dejar que la vida nos contagie en su recorrido diario, ralentizar. Acompañar los gestos de palabras, palabras con sonrisas. Acoger con abrazos. ¡Abrazos amistosos! Al final del día despedirse y quedarse con ganas de volver.
  • Ejercer la docencia sin aplicar recetas, modelos canónicos ni técnicas aburridas. Compartir significados leyendo la realidad, siendo realidad y problematizando la realidad. ¡Leer el mundo, antes de leer palabras! Apostar por un protagonismo mutuo, niños y adultos en relaciones recíprocas. Promover un protagonismo compartido entre adultos y niños y entre los propios niños. Presentar proyectos. Seguir un rumbo. Cumplir tareas y asumir responsabilidades: limpiar narices; atar zapatos; cambiar pañales; alimentar; acariciar; coger en brazos; cambiarles de ropa; merendar; dar cariño y cuidar…»Sentir», es la clave.

Actualmente hablamos de especificidades de la docencia en la educación infantil, para eso, tendremos que aprender aún:

  • que se embadurnen
  • que se ensucien
  • que se empapen y se sequen
  • todo esto hace que los niños aprendan el mundo;
  • que experimenten la vida
  • que desarrollen su humanidad …

Todo esto forma parte de lo que pasa en la vida, del hacer-haciendo de la docencia en las guarderías y preescolares. Todo esto nos hace estar orgullosos de ser profesor o profesora de Educación infantil.

Referencias:

  • MARTINS FILHO, Altino José. Minúcias da vida cotidiana no fazer-fazendo da docência na educação infantil. 2013. 305 f. Tese (Doutorado em Educação) – Universidade Federal do Rio Grande do Sul. Faculdade de Educação. Programa de Pós-Graduação em Educação, Porto Alegre, RS, 2013.
  • MARTINS FILHO, A. J.; PRADO, P. (Org.) Das pesquisas com crianças à complexidade da infância. São Paulo: Autores Associados, 2011.
  • MARTINS FILHO, Altino José; DELGADO, Ana Cristina Coll (Orgs.). Dossiê: Bebês e Crianças Bem Pequenas em Contexto Coletivo de Educação. Revista Pro-Posições. Faculdade de Educação. UNICAMP. Campinas, SP, V.24, N.3 (72), set,/dez. 2013.  Acesso: http://www.scielo.br/pdf/pp/v24n3/02
  • MARTINS FILHO, Altino José; SALAZAR, Joselma de Castro (Orgs.). Dossiê: Avaliação de Contexto na e da Educação Infantil – diálogos entre Brasil e Itália Pro-Posições. Faculdade de Educação. UNICAMP. Campinas, SP, V.29, N.2 (87), maio,/ago. 2018.  Acesso: http://www.scielo.br/pdf/pp/v24n3/02
  • MARTINS FILHO, Altino José (Org.) Criança pede respeito: ação educativa na creche e na pré-escola. Porto Alegre: Mediação, 2015.
  • MARTINS FILHO, Altino José et al. Infância plural: crianças do nosso tempo. Porto Alegre: Mediação, 2006.
  • MARTINS FILHO, Altino José e DORNELLES, Leni Vieira. Lugar da Criança na Escola e na Família: a participação e o protagonismo infantil. Porto Alegre: Mediação, 2018.
  • MARTINS FILHO, Altino José; MARTINS FILHO, Lourival José. Educação Infantil: especificidade da docência. Editora da UDESC, Florianópolis, SC, 2013.
Prof. Altino José Martins Filho
Docente da Educação Infantil na Rede Municipal de Florianópolis. Membro do Núcleo de Estudos e Pesquisas da Educação de 0 a 6 anos. Professor de Estágio na UDESC E FMP. "Com esperança de esperar" [[Docente de Educación Infantil en la Red Municipal de Florianópolis. Miembro del Núcleo de Estudios e Investigaciones de la Educación de 0 a 6 años. "Con la esperanza de esperar"]]

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre