Querida familia de Alaya,
ya llevamos muchos artículos escritos y por aquí seguimos escribiendo para que la infancia tenga el mejor de los desarrollos. Hoy quiero compartiros una realidad presente en la infancia y que ha sido muy evidente en mi último viaje de vacaciones: los niños viven secuestrados en las pantallas y los adultos no están presentes por estar pegados a una pantalla. Sólo me voy a ceñir a describir la realidad, para que seáis vosotras quienes podáis hacer las reflexiones consecuentes. Empiezo:

Estoy sentado desayunando en un camping de Portugal donde el desayuno está incluido. Eso hace que comparta el espacio con todas las familias del camping, más de 100 familias.
Sentado en mi mesa con mi pareja y mis hijos veo en la mesa del fondo a la derecha veo a un niño de 9-10 meses sentado en la trona con un teléfono viendo vídeos. Su padre mirando su móvil absorto y su madre desayunando.

En la mesa de en frente están 3 adultos y dos niños. Los mayores hablan. El de 7 años mira hacia abajo jugando en el móvil. Mientras que su hermana de 5 años ve vídeos en otra pantalla.

A mi izquierda hay una familia con tres hijos. Los pequeños ven vídeos.
Más atrás en una mesa de tres adultos y tres niños, la niña de 3 años está también viendo vídeos. Los otros dos de 7 y 10 comparten la misma tablet a la que han enganchado dos mandos de consola. Disfrutan de una partida mientras los adultos desayunan.

Junto al bidón de agua hay un niño de 7 años al que le han puesto una silla en medio del pasillo porque hay un enchufe y así puede cargar la tablet mientras juega. Se debe haber quedado sin batería.

También hay una familia que comparte su desayuno. El padre con el móvil, la madre con el móvil y la hermana de 12 con el móvil. La pequeña de 7 que no tiene pantalla se ha abrazado con su madre para tener algo de contacto y presencia mientras todos están entretenidos.

Detrás nuestro hay una niña y también en la mesa de al lado dos hermanos que junto a mis dos hijos comparten el desayuno con sus padres. Sin pantallas, compartiendo el desayuno.

Esta es la situación que veo, ¿qué estamos ofreciendo a la infancia?
Sacad vuestras propias conclusiones…

Rectificación: en el tiempo que hemos desayunado los niños de al lado que no jugaban han cogido el móvil cuando han acabado y además apuntar, que al niño de la consola le da su padre el desayuno mientras juega de pie.


1 Comentario

  1. Esa es la triste realidad, sí… Hace no mucho, en la sala de espera de una consulta medica, a mi alrededor todo era igual: padres e hijos absortos con móviles y tablets. Mis hijos los únicos que dibujaban con papel y lápiz mientras esperábamos nuestro turno.
    Para reflexionar y sacar conclusiones, sí…

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre