Qué complicado es estar en el aula observando a los niños sin ser observado por ellos, o sin que ellos se den cuenta de que les están observando. Es como si pudiésemos estar al otro de una pared mirando por un agujerito. Porque a veces los niños hacen lo que nosotros queremos ver; porque a veces los niños necesitan una mirada del adulto para dar un paso más; porque a veces los niños se sienten juzgados en cada acción. ¿Podemos mirar desde un agujerito?

Respeto, juego, experiencias... es lo que encontrarás por aquí.
Si te mueve la infancia, te mandamos un artículo semanalmente.
Avatar
Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre