En el entorno educativo, cuando escuchamos «juego simbólico«, siempre nos viene a la cabeza la misma imagen: el rincón de la casita con los niños cocinando o cuidando de los bebés.

Hace poco, en referencia a este tipo de juego de la infancia, observé en el aula como unos niños de dos años se sentaban delante de la pizarra y apuntando con unas calculadoras esperaban a que empezara «Cars«.

Evolucionamos

Para nostálgicos: http://www.pekegifs.com/pekemundo/pizarramagica/lapizarramagica.htm

Imagen http://1.bp.blogspot.com/_enD5s3ZVOUs/S-wl5s8o2zI/AAAAAAAAAyw/gl4snp5BadE/s320/Imagen+001.jpg

Avatar
Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).

1 Comentario

  1. Al principio de curso lleve un par de teclados y unos ratones (de ordenador) a clase (2 años) para ampliar el material de juego simbólico. Desde el primer momento los niños y niñas los colocaban en una mesa en pareja el ratón y el teclado, sus manos se colocaban sobre los dispositivos como si fueran administrativos e, incluso, colocaban cuentos o cajas a modo de monitor. Hace dos meses organice una huerta en el patio y plantamos lechugas, acelgas, borrajas… los niños y niñas tiraban la planta al agujero de la tierra como si de un juego de puntería se trataba. Les tuve que explicar que se tenían que agachar, colocar la planta con cuidad y tapar las raíces con tierra. No es una actividad simbólica pero trato de explicar como los modelos que los niños y niñas observan van cambiando, por lo que sus evocaciones también cambian y eso se trasluce en su juego. Ya no buscan esponjas para limpiar los bebés, si no toallitas. En la cocinita utilizan el microondas y cuando utilizan el exprimidor de naranjas emiten el ruido del motor. Cuando organizan las sillas y se sientan en grupo no solo hacen trenes sino también vuelan en avión y las piezas rectangulares de las arquitecturas se transforman en móviles… Creo que la esencia del juego simbólico no ha cambiado, pero si sus manifestaciones.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre