Recientemente hemos vivido la incorporación de los niños y niñas a los centros. El periodo de adaptación es un tiempo donde muchos se enfrentan por primera vez a testar la construcción del vínculo con sus figuras de referencia a la vez que comienzan su proceso de socialización escolar.

El caso es que nos encontramos que en un aula (de segundo ciclo) se incorporan aproximadamente 25 niños y niñas, cada cual diferente, con una familia y contexto único . Él éxito de este proceso depende principalmente de dos factores: el centro y las familias.

Respeto, juego, experiencias... es lo que encontrarás por aquí.
Si te mueve la infancia, te mandamos un artículo semanalmente.

¿Qué puede hacer el centro?

En primer lugar es necesario reflexionar sobre cómo vamos a segurizar a las familias para que crean y confíen en nuestro trabajo desde la cercanía. Cada contexto es único, así que os cuento cómo lo hacemos en nuestro colegio:

  • Mandamos una carta en junio con recomendaciones y los turnos del periodo de adaptación para que puedan conciliar de la mejor manera posible su vida laboral y el comienzo de la escolar.
  • Realizamos una reunión con todas la familias sobre el funcionamiento del periodo de adaptación en  septiembre antes de empezar. Después de la reunión los niños y niñas pueden estar en las aulas y el patio para que vayan conquistando el nuevo espacio.
  • Dejamos pasar a las familias al aula y a los espacios en las entradas y salidas.
  • Somos cercanos con ellas y no las tenemos miedo (parece banal pero ocurre mucho en nuestra profesión). Las familias son aliadas del trabajo que realizamos.
  • Mantenemos una comunicación fluida y escuchamos sus demandas e idiosincrasia familiar.

Además, hace unos años reflexionábamos sobre qué ofrecían los espacios de nuestro centro a los niños y niñas que fuera diferente de un hogar medio. Descubrimos que las familias tenían la misma cocinita del Ikea y más o menos los mismos materiales que el centro. Así que nos pusimos a darle una vuelta a los espacios desde una perspectiva pedagógica mediante materiales no estructurados y nuevas posibilidades que ha generado que incluso haya niños y niñas que hayan llorado al irse del centro durante el periodo de adaptación. El espacio que se prepara para la Infancia determina su desarrollo .

Otro aspecto importante es cómo los docentes acompañamos a la infancia. No queremos cortar su llanto, sino reconocerlo y validarlo. No queremos «arrancar» de los brazos, sino que las familias se agachen a la altura de sus hijos y hagan el proceso de separarse conscientemente. Este punto da mucho para debatir y también hay muchos niveles de conciencia a la hora de acompañar. Lo que está claro es que siempre se puede mejorar y ser más respetuosos y profesionales.

Qué puede hacer la familia

Tratamos de ayudar a las familias con consejos sencillos pero que son los pre-requisitos para un buen periodo de adaptación. Se los mandamos para que los tengan en cuenta durante el verano:

  • Hablar al niño/a de lo que va a encontrar, cuanta más información tengan del proceso más seguridad tendrán.
  • Hablar del colegio en positivo (hacer amigos/as nuevos, jugar en un espacio diferente, aprender muchas cosas…).
  • Transmitirles seguridad, tranquilidad, ilusión y confianza a la hora de enfrentarse a este cambio.
  • Es interesante que vengáis a ver el cole y sus alrededores antes de comenzar, así como hacer el trayecto que haréis habitualmente.
  • En función del ritmo de vuestro hijo/a, sería conveniente ir dejando el pañal, chupete y biberón.
  • Buscar espacios durante el verano para jugar y compartir con niños y niñas de su misma edad (parque, piscina, playa…).
  • Practicar autonomías básicas que harán más fácil su vida en el cole: poner y quitarse los zapatos, bajarse y subirse el pantalón, pedir cosas cuando lo necesiten…
  • Pasar tiempo con gente cercana con la que tengan confianza (familiares, amistades…) sin la presencia de adultos de referencia (padre, madre…) para ir trabajando el vínculo y la separación.
  • Mostrar una relación de cercanía y confianza con el equipo docente.
  • Hacer en casa un periodo de adaptación con los horarios (comidas, hora de acostarse y levantarse…).
  • Lo más importante es que durante el verano (y siempre) disfrutéis mucho con vuestros hijos e hijas.

Tener en cuenta y llevar a cabo estas recomendaciones no aseguran un periodo de adaptación maravilloso. Pero estamos seguras que facilitan mucho la incorporación al centro.

Constatamos, como muchas de vosotras, que los niños y niñas que realmente muestran muchas dificultades por lo general no se han separado de su familia y trabajado la separación; encontramos que cada vez más hay niños y niñas que no juegan con iguales y luego no saben relacionarse en el centro; otra dificultad común es que pasan de un nivel de atención alto (el que tiene con su familia) a un nivel de atención repartido con muchas más personas; y cada vez más nos encontramos con los niños y niñas que hacen lo que quieren, que no tienen un marco de acción claro y llegar al centro escolar los frustra muchísimo.

Sin embargo, el resultado de la escolarización es un beneficio ineludible para nuestros niños y niñas. Así que desde aquí me gustaría dar la enhorabuena a las familias y docentes que dan el máximo para un buen periodo de adaptación.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre