María de la Calle, terapeuta y formadora de práctica psicomotriz educativa pronunció esta frase durante su último módulo de formación. Pero, ¿Qué quiere decir con esto?

Cuando trabajamos estamos inmersas por lo que sentimos y vivimos, condicionadas por nuestra mirada sobre la Infancia, sobre qué hicieron y qué harán, hasta donde pueden llegar los niños y niñas, cuál es su historia, en qué proceso estamos inmersos, qué rutina vendrá después o cómo han vivido los últimos minutos.

Respeto, juego, experiencias... es lo que encontrarás por aquí.
Si te mueve la infancia, te mandamos un artículo semanalmente.

Sin embargo, nos olvidamos de estar, de estar presentes y es aquí cuando dice que hay que entrar:

  • Sin memoria para que lo que ha sucedido previamente no condicione la mirada hacia la Infancia.
  • Sin deseo para que tus expectativas no condicionen su acción.

Sencillamente lo que nos propone es que nuestro y su pasado no nos condicione y que además nuestros deseos no fuercen la realidad con expectativas. Es la única forma de tener presencia en el aula y observar lo que acontece realmente, estando en plenas facultades para ajustarnos a las necesidades de nuestra Infancia.

Al aula, sin memoria y sin deseo ;)


Foto Flickr: Sal

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre