El hall representa un lugar esencial en la Escuela pues se consolida como el punto de encuentro, reunión y disfrute compartido entre todos los miembros de la Comunidad Escolar, en él los caminos, los saludos, las despedidas y la vida se entrecruza formando un sistema fluido de intercambios y emociones.

Desde esta posición decidimos llevar a cabo la propuesta de “EL CUBO”, un espacio reservado para el juego y la transformación, una propuesta cargada de emoción que invita a la acción. Una acción compartida, un espacio de inclusión donde niños/as y familias pueden disfrutar del juego compartido.

Respeto, juego, experiencias... es lo que encontrarás por aquí.
Si te mueve la infancia, te mandamos un artículo semanalmente.

Para qué

Una de sus principales características es posibilitar la implicación corporal de los niños y niñas, y con ello la construcción de su desarrollo psicomotriz y de su identidad… dos valores esenciales en el crecimiento de los niños y niñas de 0-3 años.

Dentro de “EL CUBO” se propone un juego libre, autónomo y espontáneo y gracias a este juego los niños y las niñas proyectan su experiencia, expresan sus emociones, representan roles y dan rienda suelta al pensamiento simbólico desde una mayor resonancia emotiva.

Sabemos que los momentos de entrada y salida de la Escuela son muy importantes para los niños y las niñas, pues de ellos depende en gran medida su tranquilidad y su bienestar. Es por eso que desde la Escuela se cuidan mucho los momentos de separación y encuentro con las familias, propiciando que sean afectivos, amenos y cercanos.

Dando respuesta a todo esto creamos la propuesta de “EL CUBO” buscando que familias y niños/as compartan experiencias lúdicas dentro del ambiente Escolar, consolidándose como un recurso de juego compartido, donde mayores y pequeños olvidan el día y se dedican unos minutos para disfrutar de los materiales que proponemos; los cinco sentidos se abren de par en par para dar lugar a sensaciones y experiencias compartidas.

“El cubo” va cambiando según cambia la Escuela, se va ajustando a los procesos de crecimiento de los niños y niñas y a las vivencias en el entorno escolar transitamos a lo largo del curso, estableciendo propuestas de tranquilidad y contacto en el tiempo de acogida, de juego y descubrimiento o de exploración con elementos naturales.

El Continente: cómo construir El Cubo

Como se ha comentado anteriormente “El Cubo” nace de la necesidad de crear un espacio de encuentro y relación para familias y niños/as en la Escuela, esta propuesta nace del absoluto convencimiento de cuanto más tiempo pasen las familias en la Escuela más se van a sentir parte de ella, parte de su Comunidad…

Ante esto comenzamos por diseñar un espacio limitado o acotado por listones de madera, como un gran escenario donde el juego y la vida fluyen y se entrelazan creando relaciones y encuentros.

Las medidas dependen del espacio que tú tengas, lo ideal es que no sea ni muy grande, para garantizar la acogida del espacio; ni muy pequeño, para que adultos y niños/as puedan jugar cómodos en él. Este que veis en las imágenes es de 2.5 metros cúbicos (2.5 de alto, 2.5 ancho, 2,5 profundo).

El material es madera y la recomendación es que los listones sean de 15-20cm de grosor, como mínimo, para dar estabilidad a la estructura.

El contenido: qué ponemos dentro

Más allá de lo comentado anteriormente, no hay una pauta común para hacer “El Cubo”, las ideas van fluyendo partiendo de una propuesta artística, a veces comenzando por un material y otras por un objetivo… con la idea siempre clara de su función de espacio de juego en libertad compartido.

Algunos libros para compartir la mirada

Os dejamos algunos libros que quizá os interesen. Nosotros siempre recomendamos el comercio local y de cercanía por lo que puedes ir a tus librerías de confianza. Pero si quieres hacerlo online, te facilitamos los enlaces:

Minerva Bartolomé González
Formadora de equipos docentes desde hace más de 8 años; Directora de una Escuela Infantil Municipal de Madrid, Maestra de educación infantil y Maestra de lengua extranjera. “Entiendo nuestra función docente como un compromiso con la infancia, trabajamos por y para los niños, "motor de nuestras vidas", y propongo que lo realicemos de una manera especial, diferente, creativa, experimental, cercana, respetuosa e individualizada con cada niño. CREANDO escenarios de intervención para ellos, ACERCÁNDOLOS al mundo real y OBSERVANDO cómo se desarrollan grandes personas dentro de cada niño o niña.”

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre