Imagen de Anita S. en Pixabay
Imagen de Anita S. en Pixabay

¿Cómo se despertarán el primer día de vuelta a la escuela?, ¿cómo serán las primeras sensaciones al acercarse a su aula?, ¿cómo será el primer contacto óculo-afectivo con sus iguales?, ¿qué emoción manifestarán a su educador/a?, ¿cómo serán sus primeras carreras hacia los ojos del otro?, ¿cómo sonarán las primeras palabras?, ¿cómo será el primer “te he echado de menos”?, ¿cómo será el primer abrazo sin manos?, ¿cómo serán sus primeras carreras?, ¿cómo será esa primer enfado llamado “dónde estabas”?, ¿cómo serán sus primeros juegos?, ¿cómo serán los primeros conflictos en el patio y escucharles diciendo “te doy esta pala y vamos a seguir a lo nuestro, a jugar”?, ¿cómo será el primer «te quiero» con lágrimas en el ojos?, ¿cómo serán sus primeros «churritos» con la plastilina?, ¿cómo será su primera caca en el water mirando y sonriendo al que tiene al lado?, ¿cómo será el primer cambio de pañal con susurros y caricias al oído?, ¿cómo serán sus primeros dibujos expresando lo que saben, lo que han aprendido, lo que han descubierto, lo que han vivido, lo que han sentido, lo que han anhelado?…

¡Qué vienen, qué vienen…chuchuchu!, está abriéndose, poco a poco, la puerta a la vuelta a la normalidad de los más pequeños, y ellos traducirán su vuelta en sencillos mensajes de vida:

Respeto, juego, experiencias... es lo que encontrarás por aquí.
Si te mueve la infancia, te mandamos un artículo semanalmente.
Imagen de Free-Photos en Pixabay 
  • Que siguen creciendo sus piernas y brazos, ya puedo coger el paquete de galletas,
  • Que soy una persona con derechos (jugar, reír, llorar, aprender, saltar, querer, decir NO, ser protegido, tomar decisiones, enfadarme, dormir…), no solo con necesidades,
  • Que aprenden mucho de la cotidianidad, las hormigas salen cuando la naturaleza enciende la luz,
  • Que sus cuerpos les permiten ensayar nuevas destrezas motoras (a la pata coja, marcha atrás, dar saltos…), mira lo que hago, mira cómo me caigo, mira cómo me levanto,
  • Que sus palabras llegan a muchas más personas, lo saben porque perciben que los miran y escuchan (o eso parece),
  • Que sienten “maripositas emocionales”, van sabiendo lo que son y suponen,
  • Que su “yo” necesita a los “demás”, me siento vinculado,
  • Que si me dices las cosas con amabilidad, me haces un regalo sin envoltorio,
  • Que necesito decirte “noes” para tomar decisiones, necesito equivocarme,
  • Que puedo pedir perdón, me equivoco tanto como tú,
  • Que tengo derecho a vivir y convivir con amabilidad y respeto,
  • Que gestiono mejor mis “pataletas”, sin tener que dar ninguna “pataleta” a nadie,
  • Que elevo la cabeza al cielo y veo a las nubes saludándose, cuántas cosas bonitas parecen imperceptibles,
  • Que los vínculos no se miden sólo por tus “noes”, sino también por tus “síes”,
  • Que las primeras amistades infantiles tienen más ladrillos que la casa donde habito,
  • Que mi familia es el pilar más importante que tengo y lo he podido comprobar y disfrutar en estos tiempos tan enjaulados,
  • Que hacer cosas por los demás no se enseña en ninguna ficha,
  • Que dibujar y enseñártelo me satisface más que el propio garabato,
  • Que escuchar todo tipo de melodías despierta mi cuerpo, no hace falta infantilizar mi oído,
  • Que me encanta sumergirme en los cuentos y darle mis finales,
  • Que jugar, dejar, compartir y errar son los cuatro vértices de un aprendizaje bonito,
  • Que oír y hablar son las dos caras de una misma moneda,
  • Que abrazar y achuchar nos da vitaminas y alimenta la sensibilidad,
  • Que parar nos permite observar,
  • Que esperar nos permite avanzar,
  • Que ya duermo solo, aunque los fines de semana me encanta llevaros el desayuno en forma de saltos y abrazos,
  • Que necesito menos tu presencia para transitar del llanto a la calma,
  • Que tomo decisiones a la hora de comer, puedo comer un “poquito más” o un “poquito menos”,
  • Que me pasan muchas cosas al día y puedo ponerle mis propias palabras,
  • Que no necesitas gritarme para saber que quieres lo mejor para mí, quiéreme «tal y como soy»,
  • Que intento atarme los cordones del pantalón, ya no se me caen los pantalones,
  • Que ver a la abuela por el móvil me llena de alegría y recuerdos, aunque su presencia física es una experiencia indescriptible,
  • Que salir a dar un paseo es una excursión de verdaderos y auténticos aprendizajes,
  • Que los aplausos son necesarios para saber reconocer y ejercitar mi motricidad fina (jejeje),
  • Que algún día he podido levantarme mas tarde de lo habitual, aunque las rutinas son una bonita brújula,
  • Que los sábados hacemos ejercicio en familia, me encanta ver a mis padres en chándal,
  • Que ya te meto en mis sueños, aunque alguna que otra vez se cuelen pesadillas,
  • Que se encanta dar y recibir cariño en forma de palabras, abrazos y silencios,
  • Que cuando dibujo, empiezo a reflejar cosas que veo y siento,
  • Que jugar juntos es un momento único, inolvidable e irrepetible,
  • Que si mi madre no tiene a su mama, me tiene a mí,
  • Y que cuando mi padre guarda el móvil, le tengo para mí en su plenitud.

Estos mensajes o lecciones de la infancia son los mejores principios educativos, y tendrían que ser debidamente leídos, respetados e implementados en la vuelta a la normalidad de los más pequeños:

Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay 
  • AMOR INCONDICIONAL: «te quiero, te amo y te adoro»
  • ESCUCHA COMPRENSIVA
  • CORRESPONSABILIDAD EDUCATIVA: entornos de vida seguros y colaborativos
  • EXPERIENCIAS EDUCATIVAS MULTIDICISCIPLINARES
  • ESTÉTICAS ECOLÓGICAS
  • EVALUACIONES SIN ETIQUETAJE
  • SABERES COMPARTIDOS ENTRE EXPERTOS (niño/a, familia y educadores/as)
  • ESPACIOS AMABLES Y COLABORATIVOS
  • MATERIALES SENCILLOS, DIVERSOS E INCLUSIVOS
  • DIVERSIDAD SUMATIVA: «todos para todos, y con todos»
  • RUTINAS PARA TODOS LOS RITMOS
  • PARTICIPACIÓN HORIZONTAL
  • LENGUAJES CREATIVOS Y VIVENCIALES
  • OBSERVACIÓN PREVENTIVA Y OBJETIVA
  • ACOMPAÑAMIENTO PRUDENTE, AMABLE, LENTO, SALUDABLE Y SEGURO
  • PREDISPOSICIÓN FÍSICA, PSICOLÓGICA, EMOCIONAL Y SOCIAL: «ser, sentir, estar y compartir»
  • INTERACCIONES ASERTIVAS Y RESPETUOSAS
  • BIENESTAR COMUNITARIO
  • COMUNIDAD EDUCATIVA ABIERTA A LA VIDA
  • CONVIVENCIA HONESTA (mas “síes” que “noes”, más soluciones que consecuencias)
  • Y EL JUEGO COMO MOTOR DE APRENDIZAJE Y VIDA.

Si tuviera que definir esta vuelta a la normalidad, la vería como

el salto de una niña al tocar el mar

Sami El-Mimeh García
Soy un profesional de la educación en todas las etapas educativas (actualmente en 0 a 3 años en una Escuela Infantil-Casa de Niños/as "Érase una vez...", Moraleja de Enmedio, Madrid), pero también estoy como educador especializado en participación infantil en el Consejo de Infancia y Adolescencia de Leganés (gestionado por el Ayuntamiento de Leganés y la ONG "Save the Children")

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre