apego en la primera infancia
Imagen de Blanka Šejdová en Pixabay

Al examinar la Convención sobre los Derechos de la Infancia (1989), de obligado cumplimiento para los estados firmantes (España entre muchos otros), descubrimos que los niños y niñas son SUJETOS DE DERECHOS y no de necesidades. Si bien es cierto que, al nacer y a diferencia del resto de mamíferos, los bebés humanos apenas tienen el CEREBRO desarrollado y esto les supone una autonomía muy limitada, siguen siendo PERSONAS merecedoras de RESPETO y COMPRENSIÓN.

La parte del cerebro más desarrollada al nacer es la compuesta por MÉDULA ESPINAL (envía información sensorial al cerebro y coordina los reflejos innatos), el TRONCO ENCEFÁLICO (transmite los mensajes del cerebro al resto del cuerpo y se encarga de la respiración o los movimientos peristálticos del estómago entre otros) y parte del CEREBELO (controla el sistema motor).  En los primeros años de vida se crean conexiones neuronales (SINAPSIS) más rápido que en ningún otro momento, el cerebelo triplica su tamaño (grandes avances a nivel motor) pero la MIELINIZACIÓN, que aumenta la velocidad en las conexiones neuronales está aún comenzando, lo que dificulta el procesamiento de la información. Una de las razones por las que aún siendo GRANDES OBSERVADORES su interpretación de la realidad no sea buena. El cerebelo acumula casi la mitad de todas las neuronas del cerebro y se irá fortaleciendo a través del MOVIMIENTO así como otras partes cerebrales clave y todas sus conexiones. Sin dejar de destacar la satisfacción y confianza que producen los logros motores CONSEGUIDOS POR UNO MISMO tales como el volteo, el arrastre, el gateo, sentarse con y sin apoyos, el comienzo de la bipedestación …

Respeto, juego, experiencias... es lo que encontrarás por aquí.
Si te mueve la infancia, te mandamos un artículo semanalmente.

Pues bien, para que una criatura tome interés por el MOVIMIENTO LIBRE (muy bien explicado en  «Moverse en libertad» de Emmi Pikler), para que pueda centrarse en la exploración de sí misma primero y más tarde de los demás y el entorno, necesita tener meridianamente claro que sus NECESIDADES BÁSICAS están cubiertas. Haciendo una analogía con nuestros antecesores homínidos, las criaturas necesitan estar completamente seguras de que no van a morir de hambre ni de frío y tampoco se las va a comer un depredador mientras duermen, etc. Y aquí aparecen los términos VÍNCULO y APEGO.

Cuando hablamos de VÍNCULO y APEGO nos referimos a la seguridad y confianza de una criatura en su/s referente/s  adulto/s. Seguridad y confianza en que sus necesidades básicas están cubiertas y no de cualquier manera. La manera de cubrir estas necesidades que llamamos CUIDADOS (alimentación, higiene y sueño) está íntimamente ligada al respeto por la persona que es el/la niño/a y a lo que queremos transmitirle. Es decir, que si damos de comer un puré a un niño de 8 meses mostrándole la comida, esperando a que abra la boca para darle la cucharada y dando por finalizada la comida cuando muestra señales de no querer más (girar la cabeza, no abrir la boca, …) le estaremos transmitiendo que le RESPETAMOS y que CONFIAMOS en su AUTORREGULACIÓN natural y de esta manera podrá crear una relación de PLACER y gusto por la comida. Si cambiamos el pañal de una niña de 14 meses ANTICIPÁNDOLE cada instante, pidiéndole PARTICIPACIÓN y esperando su ACEPTACIÓN, le estaremos transmitiendo que RESPETAMOS su cuerpo y que es ella la que decide sobre el mismo. Si llevamos a un bebé a la cuna, permanecemos a su lado, le explicamos con suavidad que estamos allí, que le vamos a ACOMPAÑAR el tiempo que necesite y que cuando despierte estaremos allí también y somos COHERENTES, le estaremos transmitiendo la SEGURIDAD que necesita para relacionarse de manera PLACENTERA con el sueño.

«Se ha descubierto que los seres humanos de cualquier edad son más felices y capaces de desplegar sus talentos al máximo cuando están seguros de que … hay una o más personas de confianza que acudirían en su ayuda si surgieran dificultades.»

John Bowlby (1907-1990)

Así pues si centramos nuestro acompañamiento en una MIRADA RESPETUOSA sobre las criaturas, considerándolas CAPACES de autorregularse y de dirigir su aprendizaje, nos mostramos DISPONIBLES y demostramos nuestro AMOR INCONDICIONAL conseguirán la SEGURIDAD y CONFIANZA necesaria para poder centrar su actividad en la exploración y descubrimiento de sí mismas y el mundo que les rodea.

«En el niño, incluso en el bebé, hay por naturaleza un inagotable y creciente interés en el mundo y en sí mismo. No es necesario ‘entretener’ a un bebé. Puede jugar durante horas, días e incluso meses con los objetos que consiga.»

Emmi Pikler (1902-1984)

«Si les damos a los niños el espacio y las posibilidades necesarias para moverse en libertad, lo harán con tanta belleza y gracia como animales: con agilidad, sencillez, confianza y naturalidad.»

Emmi Pikler (1902-1984)

Dicho todo esto me gustaría plantear unas cuestiones extraídas de «La Primera Infancia en Perspectiva 7. El cerebro en desarrollo«. Martin Woodhead, John Oates. The Open University (2012)

  1. ¿Están suficientemente informadas sobre el desarrollo cerebral de los niños las personas responsables de tomar decisiones políticas y aplicarlas?
  2. ¿Cuáles procedimientos existen para recoger los nuevos descubrimientos de la investigación neurocientífica relevantes para la atención y educación de la primera infancia?
  3. ¿Cuán eficaz es la divulgación de los nuevos aportes de la investigación relevantes para el sector entre los funcionarios de los servicios públicos, las ONG y las demás personas responsables de fomentar el desarrollo de los niños pequeños?
  4. ¿Existen programas adecuados y duraderos para el desarrollo profesional que estén actualmente en funcionamiento para garantizar que los responsables de diseñar y cumplir las políticas se encuentren en condiciones de apreciar la validez científica de las afirmaciones relativas a las consecuencias de la neurociencia para la atención y educación de la primera infancia?
  5. Si un sano desarrollo cerebral forma parte de los derechos de todo niño durante la primera infancia, ¿cuáles son las consecuencias a nivel de las políticas nacionales?

Algunos libros

Para entender mejor esta mirada, os dejamos por aquí una pequeña bibliografía. Nosotros siempre recomendamos el comercio local y de cercanía por lo que puedes ir a tus librerías de confianza. Pero si quieres hacerlo online, te facilitamos los enlaces:

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre