intervención hospital niño jesús
Ilustradora del proyecto: @junglaverde | Fotógrafo: Jose Carlos Francisco

El Parque de El Retiro invade el Hospital Niño Jesús

El Hospital Niño Jesús de Madrid está situado justo en frente del parque más bonito de Madrid, el parque del Buen Retiro, tan solo una calle separa el pionero hospital para niños del pulmón verde de la ciudad. Tan cerca, pero al mismo tiempo tan lejos para los niños hospitalizados.

Este proyecto nace de la colaboración de la Fundación Juegaterapia, la dirección del hospital y el estudio de arquitectura y diseño infantil Playoffice. La idea principal es que ya que los niños no pueden ir al parque, el parque se traslade al hospital. Una ambiciosa iniciativa de humanización hospitalaria en la que los pasillos se han convertido en paseos arbolados, las zonas de espera en “jardines de juego” y, sobre todo, ha convertido el hospital en un entorno que intenta que los niños continúen el curso de sus vidas de la manera más normalizada posible en un momento de vital importancia para su desarrollo como persona; el hospital es ahora un lugar en el que socializar con otros niños, estudiar, y jugar mientras se curan.

Respeto, juego, experiencias... es lo que encontrarás por aquí.
Si te mueve la infancia, te mandamos un artículo semanalmente.

Acometida en distintas fases, la reforma ha durado casi cuatro años, durante este tiempo se han ido reformando las salas de hospitalización (cada una dotada de un espacio para el juego y un aula escolar propia), el hospital de día oncológico, y las zonas comunes. Las zonas comunes, antes simplemente zonas de tránsito, son ahora lugares para ejercitarse físicamente llenos de excusas y sorpresas para sacar a los niños y sus familias de la habitación. El pasillo inferior de 100 metros de largo está tematizado con pequeños quioscos que podrían encontrarse en el Retiro, cada uno de ellos propone una interacción o juego, desde una biblioteca con préstamo de libros en “la feria del libro”, pasando por las cintas que vuelan en el quiosco de cometas, o las ruletas que giran en el quiosco de fruta. El pasillo superior se ha convertido en distintas estancias separadas por umbrales de árboles que generan distintas atmósferas dependiendo si se necesita un ambiente sosegado y silencioso (espera de los quirófanos), o un lugar festivo y soleado en el que merendar o jugar a juegos de mesa con las visitas.

Aunque aún es un campo que necesita mucha más atención de los estudiosos, está más que demostrado que la humanización de los hospitales es capaz de ayudar a una más pronta recuperación de los enfermos. El pionero de estos estudios, el doctor Ulrich, ya demostró la influencia que ambientes agradables tenía en los niveles de dolor, de stress y de optimismo en los pacientes. A pesar de sus probados beneficios, las iniciativas de humanización actualmente son llevadas a cabo por fundaciones y ongs, o bien por las empresas de tecnología de la salud, pero no están lideradas por la administración pública, en el mejor de los casos algunos hospitales están empezando a incorporar la figura del coordinador de humanización, aunque en muchas ocasiones son voluntarios de entre el personal médico.

Otros proyectos para la infancia

Algunos libros para compartir la mirada

Os dejamos algunos libros que quizá os interesen. Nosotros siempre recomendamos el comercio local y de cercanía por lo que puedes ir a tus librerías de confianza. Si quieres hacerlo online, te facilitamos los enlaces:

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre