«Educar con los pies descalzos y… creatividad por todas partes».

Cuando hablamos de creatividad pensamos que es una cosa de unos pocos, relacionada más bien con el arte, y que sólo la poseen algunas personas.

Respeto, juego, experiencias... es lo que encontrarás por aquí.
Si te mueve la infancia, te mandamos un artículo semanalmente.

Pero, ¿y si os digo que no es así?

Una de las cosas que me ha sorprendido aquí, en Australia, es que fomentan la creatividad desde muy pequeños.

Los últimos estudios en neuroeducación afirman que todos somos creativos y, no sólo eso, si no que también podemos “entrenar” la creatividad.

La creatividad es «el proceso de tener ideas originales que tengan valor», Ken Robinson.

Pensar que nuestros hijos e hijas, sobrinos, sobrinas, amigos y amigas, incluso nosotros mismos podemos ser más creativos, es para pararse a pensar.

Además, en un mundo tan cambiante, donde se valora tanto este aspecto, y cada vez menos las asignaturas tal y como las conocemos, nos hace plantearnos muchas cosas.

Muchos de los trabajos que conocemos, seguramente no existirán cuando nuestros niños y niñas de ahora, se incorporen al mundo laboral.

¿Por qué no comenzar ahora a encender la mecha de la CREATIVIDAD?

Podemos comenzar por cambiar pequeñas costumbres que realizamos sin darnos cuenta y con todo el cariño del mundo.

Como por ejemplo, decir “¡Qué original! Me encanta ese árbol rojo que has dibujado”, en lugar de decir, “Un árbol no es rojo, es marrón y verde

Que los niños nos cuenten una historia imaginaria donde las brujas van vestidas de rosa en lugar de negro, ¡es de lo más creativo! Y no hay que corregirlo.

Hay que fomentarlo haciéndoles preguntas y diciéndoles que la historia es muy interesante. Para que ellos tengan la iniciativa de contarnos más, y desarrollar así su imaginación.

La imaginación, definida por Ken Robinson como «el poder de evocar cosas que no están presentes en nuestros sentidos», nos ayuda en el proceso creativo, por ello la importacia de incentivarla.

¿Qué podemos cambiar poco a poco en casa o en las aulas?

  • Tener bastante material al alcance (ceras, rotuladores, lápices de colores…)
  • Un rincón con material de reciclaje.
  • Dejar que toquen y experimenten antes de explicar los conceptos.
  • Hacer preguntas a los niños y niñas, muchas preguntas.
  • Inventar cosas, dejando volar la imaginación.
  • Plantear problemas y que los niños y niñas busquen las posibles soluciones.
  • Aprovechar los momentos en la naturaleza al máximo (para hacer casas de hadas, pisadas de dinosaurios en el barro, pintar piedras…)
  • Dejar que los niños miren el mundo con sus ojos curiosos.

Y lo más importante en el camino de la creatividad es que, es muy esencial interactuar con otras personas y objetos.

Are you ready???!!

Referencias:

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre