Muy lenta y dolorosamente aprendí que cuando yo empecé a enseñar menos, los niños empezaron a aprender más.” John Holt

Respeto, juego, experiencias... es lo que encontrarás por aquí.
Si te mueve la infancia, te mandamos un artículo semanalmente.

Esta cita define el camino de mi vida profesional.

Un camino para aprender a retirarse del centro de la actividad en el aula, observar, acompañar y preparar espacios y aprendizajes para que los adquieran de forma autónoma.

Al principio da miedo pero luego es real. Es una sensación de ir a contracorriente. De no estar haciendo lo adecuado. Sin embargo, cuánto más estás sin estar, más aprendes y más aprenden.

Y esto, es muy muy difícil de explicar a otras personas. Porque a la mayoría de los adultos nos han educado a través de la memoria como única herramienta de aprendizaje, la pasividad como forma de acción y la mentalidad cerrada de que todo tiene un único camino.

Resulta que se aprende haciendo, probando, experimentando, fallando y probando millones de posibilidades y soluciones. Muy al contrario de lo que nos enseñaron.

Este debería ser el camino en los centros educativos…

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre