Imagen de jplenio en Pixabay

No nacimos para vivir solos, aislados de cualquier contacto con otro ser de nuestra misma especie. Somos personas creadas para estar en comunidad, conectados. Crecemos en una familia, buscamos amigos con los que compartir intereses, accedemos a la colmena laboral y, cuando dejamos este mundo, necesitamos hacerlo en compañía de los nuestros.

Nuestras conexiones permiten que los impulsos viajen desde emisores hacia receptores. Y en ese ir y venir dde energía, cualquier tormenta dejará una marca en los demás. Como si fuésemos partículas de agua en un mar de vida, cuando una piedra cae en la charca, a todos nos afecta en una u otra medida.

Respeto, juego, experiencias... es lo que encontrarás por aquí.
Si te mueve la infancia, te mandamos un artículo semanalmente.

Podemos encontrar multitud de estructuras para representar los sistemas de relaciones que se dan en la escuela, tanto entre los miembros del equipo educativo como dentro de las aulas. Y todos ellos tendrán un patrón común: conexiones.

No suele ser habitual que los docentes no acudan a sus centros de trabajo. De sobra es conocida la anécdota de maestros que enferman nada más empezar el fin de semana… Pero durante este curso, las normalidades se han invertido, convirtiendo en normal la ausencia de profasionales y estudiantes en las aulas.

Pasamos por la vida dejando huellas en el suelo, en otras personas, en animales… Rastros que condicionan los contextos. Nuestras fragancias recorren espacios anunciando nuestra presencia.

¿Y qué pasa cuando alguien no está? ¿Cómo percibimos su huella en la ausencia de su presencia?

enseñar es establecer conexiones

En la vida, cuando alguien no está, se hace más presente. Nos hacemos conscientes de la impronta que ha dejado. Todos recordamos maestras, maestros, docentes que han djado una huella en nosotros que se ha hecho más evidente cuando más lejos estaban en el tiempo.

En el aula, cuando una criatura deja de asistir, el grupo la hace presente a través de su recuerdo. No es proporcional a su popularidad, sino a la huella que deja en ellos, a la fortaleza de las relaciones que estableción con cada eslabón del equipo.

Avatar
Profesional del aprendizaje en la infancia. Aprendiendo cómo aprenden los niños. Diplomado en Educación Infantil e Inglés; Grado en Magisterio Infantil y Primaria; Máster en Pedagogía Sistémica CUDEC. Trabaja como tutor en 2º Ciclo de Educación Infantil en el Colegio Cristo de la Guía (Madrid, España).

1 Comentario

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre